Devocional Cielos Abiertos para Adolescentes,  Devocionales

DESDE EL INTERIOR

DEVOCIONAL CIELOS ABIERTOS PARA ADOLESCENTES

Memoriza:Así que, por sus frutos los conoceréis”.Mateo 7:20

Lee: Mateo 7: 16 – 20

16 Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?

17 Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos.

18 No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos.

19 Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego.

20 Así que, por sus frutos los conoceréis.

MENSAJE

Un árbol se reconoce por sus frutos. Esto significa que la calidad de un árbol se conoce, no por su apariencia, sino por la calidad de los frutos que produce. Muchos jóvenes caen víctimas de falsos profetas y maestro que les engañan a través de profecías, hablando en lenguas y puestas en escena milagrosas. Se olvidan de que incluso Satanás puede transformar a un ángel de luz (2 Corintios 11:14) y cualquiera se puede convertir en su presa si no tiene el Espíritu de Dios.

Satanás puede imitar los dones espirituales pero no los frutos del Espíritu porque el fruto crece en ti con la ayuda del Espíritu Santo. Así pues, cualquier Cristiano que miente, engaña, roba, fornica, etcétera, sin importar lo cerca que diga estar de Dios, no es un hijo o hija de Dios.

La única forma para identificar un verdadero hijo de Dios es cuando él o ella muestran los frutos del Espíritu diariamente, así como se nombran en Gálatas 5: 22 – 23, que dice;

Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.
PUNTO DE REFLEXIÓN: Identifica los frutos de los que careces y pídele al Espíritu Santo que te ayude hoy.