Escuela Dominical,  Estudios,  Recursos Bíblicos

LA EFICACIA DE LA PALABRA

VERSÍCULO A MEMORIZAR: Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.” Hebreos 4:12

PASAJE BÍBLICO: Juan 2:1 – 5

Las bodas de Caná

Al tercer día se hicieron unas bodas en Caná de Galilea; y estaba allí la madre de Jesús. Y fueron también invitados a las bodas Jesús y sus discípulos. Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: No tienen vino. Jesús le dijo: ¿Qué tienes conmigo, mujer? Aún no ha venido mi hora. Su madre dijo a los que servían: Haced todo lo que os dijere.

INTRODUCCIÓN

Dios guía a Sus hijos por caminos definidos. A Él le gusta hablar con parábolas o usas señales y símbolos, es importante que el receptor de esos mensajes vuelva para preguntar el significado, de lo contrario, el propósito de la comunicación no se cumple. Cuando se conoce el propósito de la palabra de Dios, su cumplimiento es inevitable.

LA PALABRA ES PARA UNA PROPÓSITO

La palabra de Dios es para un propósito: es para cubrir necesidades. Por ejemplo, Dios envía Su palabra:

  1. Para sanar físicamente, espiritualmente, y en todas las áreas de nuestras vidas. (Salmos 107:20).
  2. Para liberarnos de los problemas, los peligros, la muerte, etcétera (Salmos 107:20).
  3. Para liberarnos de las ataduras satánicas y la auto-indulgencia (Juan 8:32, 36).
  4. Para bendecir y lidiar con la frustración, los fracasos, etcétera (Lucas 5:4).
  5. Para salvarnos del pecado y sus consecuencias (Salmos 119:9, 11).
  6. Para dirigirnos y mostrarnos el camino (Salmos 119:105).
  7. Para reconfortar y animarnos (Josué 1:3; 5 – 6).
  8. Para protegernos (Salmos 91:11 – 12; Salmos 105:14 – 15).
  9. Para instruirnos (Josué 1:8; Proverbios 1:10).
  10. Para corregirnos (Proverbios 3:11- 12; 2 Timoteo 3:16).

LA PALABRA ES ESPECÍFICA Y LIMITADA EN EL TIEMPO

La palabra de Dios nos instruye en lo que hacer y como hacerlo (Juan 2:5 – 8). La palabra de Dios vino de una manera muy específico a Pedro (Lucas 5:4), Josué (Josué 1:3), Jonás (Jonás 1:1 – 2), y a los discípulos (Marcos 16:15). Algunos obedecieron, otros desobedecieron con terribles consecuencias (Jonás 1.3, 12).

La palabra de Dios debe de cumplir su propósito de acuerdo con Su plan (Mateo 5:18). La palabra que se envía también nos dice cuando se tiene que tomar una acción (Eclesiastés 3:1 – 3). El propósito no se cumplirá si la acción no se lleva a cabo en el tiempo indicado (2 reyes 5:9 – 14). El retrasarlo es peligroso (Hebreos 4:7). Jesús obedeció sin dilación y nosotros también debemos de seguir Sus pasos (Juan 9:4).

CONCLUSIÓN

La palabra lo abarca todo. Cubrirá todas tus necesidades físicas, espirituales, sociales, económicas, etcétera. Obedécela y todo te irá bien.

PREGUNTAS

  1. Menciona tres propósitos para los cuales Dios envía Su palabra.
  2. ¿Qué crees que significa que la palabra de Dios es específica?