Devocional Cielos Abiertos,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

CUIDADO CON LA CODICIA II

Memoriza: “Más bien os escribí que no os juntéis con ninguno que, llamándose hermano, fuere fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con el tal ni aun comáis.”1 Corintios 5:11

Lee: Génesis 13:8 – 15

Entonces Abram dijo a Lot: No haya ahora altercado entre nosotros dos, entre mis pastores y los tuyos, porque somos hermanos. ¿No está toda la tierra delante de ti? Yo te ruego que te apartes de mí. Si fueres a la mano izquierda, yo iré a la derecha; y si tú a la derecha, yo iré a la izquierda. 10 Y alzó Lot sus ojos, y vio toda la llanura del Jordán, que toda ella era de riego, como el huerto de Jehová, como la tierra de Egipto en la dirección de Zoar, antes que destruyese Jehová a Sodoma y a Gomorra. 11 Entonces Lot escogió para sí toda la llanura del Jordán; y se fue Lot hacia el oriente, y se apartaron el uno del otro. 12 Abram acampó en la tierra de Canaán, en tanto que Lot habitó en las ciudades de la llanura, y fue poniendo sus tiendas hasta Sodoma. 13 Mas los hombres de Sodoma eran malos y pecadores contra Jehová en gran manera.

14 Y Jehová dijo a Abram, después que Lot se apartó de él: Alza ahora tus ojos, y mira desde el lugar donde estás hacia el norte y el sur, y al oriente y al occidente. 15 Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu descendencia para siempre.

BIBLIA EN UN AÑO: Hechos 24 – 26

MENSAJE

La codicia es tan peligrosa que la Biblia dice que tienes que tener cuidado con ello hasta tal punto que cuando lo veas en la vida de alguien, tienes que alejarte de la persona.

“Más bien os escribí que no os juntéis con ninguno que, llamándose hermano, fuere fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con el tal ni aun comáis.” – 1 Corintios 5:11

Abraham siguió en compañía de su sobrino Lot – una persona codiciosa como vimos en el estudio de ayer. Él no sabía que Lot estaba impidiendo que él pudiera escuchar la voz de Dios y que la promesa de Dios se cumpliera en su vida. En el instante que Lot le dejó, Dios le habló.

14 Y Jehová dijo a Abram, después que Lot se apartó de él: Alza ahora tus ojos, y mira desde el lugar donde estás hacia el norte y el sur, y al oriente y al occidente. 15 Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu descendencia para siempre.” – Génesis 13:14 – 15

Si tienes un amigo que siempre está hablando sobre como él o ella quiere conseguir dinero, coches, posesiones del mundo, pero nunca habla sobre impactar el mundo o hacer lo que el Señor le ha llamado a hacer, aléjate de sa persona. Si él o ella nunca está contento y siempre quiere lo que otros tienen, tan desesperadamente que sería capaz de hacer lo que fuera para conseguirlo, ese tipo de persona es demasiado peligrosa para ser llamada tu amigo. Si un amigo así se niega a cambiar, respetuosamente aléjate de la persona, de la misma manera que Abraham se apartó de Lot. Tienes que dar estos pasos para que la persona no te impida conseguir lo que Dios tiene guardado para ti.

Hay una diferencia entre ser un gran soñador y un gran codicioso. El gran soñador habla sobre como impactar su mundo, con el efecto resultante de que las riquezas le siguen, mientras que el codiciosa no está interesado en impactar al mundo, solo en las riquezas. Entiende esto y observa como tus amigos ven las riquezas. Si tu descubres que son codiciosos y no cambiarán, aléjate de ellos.

PUNTO CLAVE: No vayas en compañía de codiciosos.