Devocional Cielos Abiertos,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

ENTENDIENDO EL DESTINO

Memoriza:“según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él.” Efesios 1:4

Lee: Jeremías 1:5

Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones.

BIBLIA EN UN AÑO: Hechos 27 – Romanos 1

MENSAJE

El destino simplemente significa el plan de Dios para la vida de una persona. En otras palabras, es el propósito de Dios para la vida de una persona. En Jeremías 1:5, Dios dijo:

“Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones.”

Dios es el constructor (Salmos 127:1). Como todo constructor, Él trabaja conforme a un plan. Él no empieza a construir hasta que el plan está listo. Así pues, antes de que Él te formara, antes de que tu padre y tu madre se conocieran, Dios tenía un plan para tu vida. La buena noticia es que ese plan es un buen plan (Jeremías 29:11).

Ahora quizás pienses, “Si Dios tiene un buen plan guardado para todos los seres humanos, entonces ¿porque algunos acaban mal?” Esto sucede porque no importa lo bueno que sea el plan de Dios para ti, si tu dices que no lo quieres, Él no te forzará a ello. Romanos 8:31 dice:

“¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?”

Esa pregunta no fue contestada en la Biblia; sin embargo, la respuesta clara es “Tú”. Incluso si Dios está contigo, tú puedes estar en contra de ti mismo. ¿Cómo puedes estar tú en contra de ti mismo? Proverbios 22:9 dice que solo el diligente permanecerá delante de los reyes. Deuteronomio 28:1 – 14 nos dice que solo aquellos que son obedientes serán bendecidos por Dios.

Si tu decides estudiar en las Escrituras, todas la gente que cumplir su destino, verás que tuvieron estas cosas en común. José era un chico muy trabajador – trabajaba tanto que no pasó mucho tiempo desde que entró a trabajar en la casa de Potifar, para que su Jefe le pusiera al cargo de todas sus posesiones. El chico también vivió en santidad. Cuando la mujer de Potifar intento seducirle, él dijo que no podía acostarse con ella y pecar en contra de Dios. Diliigencia y santidad. Créeme, ciertamente si tu vives en santidad y te niegas a ser un perezoso, cumplirás tu destino.

PUNTO CLAVE: El plan de Dios para tu vida solo se cumplirá si tú cooperas con Él.