Devocional Cielos Abiertos para Adolescentes,  Devocionales

LA COSECHA DE UNA SEMILLA

memoriza: No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.” Gálatas 6:7

Lee: Marcos 4:26 – 29

Parábola del crecimiento de la semilla

26 Decía además: Así es el reino de Dios, como cuando un hombre echa semilla en la tierra;

27 y duerme y se levanta, de noche y de día, y la semilla brota y crece sin que él sepa cómo.

28 Porque de suyo lleva fruto la tierra, primero hierba, luego espiga, después grano lleno en la espiga;

29 y cuando el fruto está maduro, en seguida se mete la hoz, porque la siega ha llegado.

MENSAJE

Hay un poder de multiplicación en toda semilla. Una semilla tiene la capacidad de producir fruto de su misma especie. Si plantas semillas en el reino de Dios al pagar tus diezmos y ofrendas, atesorarás riquezas en el cielo, también tendrás más provisiones, favor y puertas abiertas. Es importante que cuando Dios te de semillas, plantes algunas con Él. Si no haces esto, te estarás privando de de bendiciones. Salmos 37:25 dice;

"Joven fui, y he envejecido, Y no he visto justo desamparado, Ni su descendencia que mendigue pan."

Los privilegios de los que algunos jóvenes disfrutan hoy son la cosecha de las semillas de justicia que sus padres sembraron en el pasado. Hay muchos ejemplos en la biblia donde Dios fue movido a hacer pactos generacionales después de aceptar ofrendas de sacrificio por parte del hombre. ¿Estás ofendido porque tus padres han dado los recursos de tu familia a la gente que más lo necesita, y al hacer esto, no puede cubrir todas tus necesidades? No estés enfadado, solo están invirtiendo en tu futuro, y tu cosecharás la cosecha.

Sin embargo, tú también tienes que plantar semillas ahora, para que tú y tu generación después de ti puedan cosechar los frutos.

PUNTO DE ORACIÓN: Padre, ayúdame a sembrar buenas semillas en tierra fértil.