Devocional Cielos Abiertos,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

SEGURO DIVINO GRUPAL

Memoriza: “Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.” Hechos 16:31

Lee: Hechos 27:21 – 25

21 Entonces Pablo, como hacía ya mucho que no comíamos, puesto en pie en medio de ellos, dijo: Habría sido por cierto conveniente, oh varones, haberme oído, y no zarpar de Creta tan solo para recibir este perjuicio y pérdida. 22 Pero ahora os exhorto a tener buen ánimo, pues no habrá ninguna pérdida de vida entre vosotros, sino solamente de la nave. 23 Porque esta noche ha estado conmigo el ángel del Dios de quien soy y a quien sirvo, 24 diciendo: Pablo, no temas; es necesario que comparezcas ante César; y he aquí, Dios te ha concedido todos los que navegan contigo. 25 Por tanto, oh varones, tened buen ánimo; porque yo confío en Dios que será así como se me ha dicho.

BIBLIA EN UN AÑO: 2 Corintios 10 – 13

MENSAJE

En nuestra lectura Bíblica de hoy, cuando Pablo estaba en la tormenta y tuvo una visitación de un ángel, él dijo a los que estaban con él:

“Pero ahora os exhorto a tener buen ánimo, pues no habrá ninguna pérdida de vida entre vosotros, sino solamente de la nave.” – Hechos 27:22

Le digo a la gente que tengo tres tipos de hijos: hijos terciarios, secuandrios y primarios. Generalmente, especialmente en Nigeria, la mayoría de la gente me llama Papá. Categorizaré a ese tipo de gente como mis hijos secundarios. Un líder notable de otra religión, me escribió una carta y empezó diciendo. “Querido Papá”. Si un Pastor es Papá de lídres de otra religión, claramente, ese tipo de personas son hijos terciarios. Finalmente, tengo hijos primarios: estos son los miembros de la Iglesia Cristiana Redimida de Dios, y yo siempre digo que la misma póliza de seguro divina que me cubre a mi les cubre a ellos. La misma protección angelicar que tengo es la que tienen ellos también, así como Pablo cuando estaba en la tormenta de la cual hemos leído en nuestra lectura Bíblica de hoy.

Hace unos años, mientras estaba en Zambia de camino a un programa evangelístico, la policía fue delante de nosotros para ayudar a disipar el tráfico, pero un coche atropelló a una de las motos de policía, la moto quedó destrozada y el conductor que había volado a la otra parte de la carretera, cayó muerto. Me sentí terrible y dije. “Padre, este joven esta conmigo; está en mi equipo, ayudando a apartar el tráfico para mi. Por favor, sálvale”. Si fuera nuestro propio programa de nuestra Iglesia, me hubiera marchado, pero no quería decepcionar a la gente que me había invitado desde Nigeria, así que fui al programa. Todo el tiempo, en mi mente estaba ese policía. Después del programa, pregunté sobre el polcía y me dijeron que había resucitado – no tenía ningún hueso roto ni magulladuras en su cuerpo. Ese día, vi claramente la póliza de seguro grupa de Dios en acción.

Si el diablo trata de tocar a cualquiera de tus seres queridos, clama a Dios para que les cubra con la misma póliza de seguro con la que Él te cubre a ti y Él te contestará.

PUNTO DE ORACIÓN: Padre, de la misma forma que Tú me protejes, por favor , extiende esa protección a todos mis amigos y familia, en el nombre de Jesús.