Devocional Cielos Abiertos,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

TRANSFERENCIA DE UNCIÓN I

Memoriza:“Y Josué hijo de Nun fue lleno del espíritu de sabiduría, porque Moisés había puesto sus manos sobre él; y los hijos de Israel le obedecieron, e hicieron como Jehová mandó a Moisés.” Deuteronomio 34:9

Lee: Números 27:18 – 23

18 Y Jehová dijo a Moisés: Toma a Josué hijo de Nun, varón en el cual hay espíritu, y pondrás tu mano sobre él; 19 y lo pondrás delante del sacerdote Eleazar, y delante de toda la congregación; y le darás el cargo en presencia de ellos. 20 Y pondrás de tu dignidad sobre él, para que toda la congregación de los hijos de Israel le obedezca. 21 Él se pondrá delante del sacerdote Eleazar, y le consultará por el juicio del Urim delante de Jehová; por el dicho de él saldrán, y por el dicho de él entrarán, él y todos los hijos de Israel con él, y toda la congregación. 22 Y Moisés hizo como Jehová le había mandado, pues tomó a Josué y lo puso delante del sacerdote Eleazar, y de toda la congregación; 23 y puso sobre él sus manos, y le dio el cargo, como Jehová había mandado por mano de Moisés.

BIBLIA EN UN AÑO: 1 Corintios 1 – 4

MENSAJE

La unción, así como la electricidad, obedece a ciertas leyes naturales, y pueden ser transferidas por conducción.

La transferencia de unción por conducción es cuando el ungido tiene un contacto físico con la persona que necesita la unción. Esto puede ser al estrechar las manos o imposición de manos. Por ejemplo, en Hechos 3:1 – 8, el hombre cojo de la puerta del templo Hermosa, no caminó hasta que Pedro le sujetó. La unción fluyó a través de las manos de Pedro hacia el hombre cojo. Jesucristo dijo en Marcos 16:18: “tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.” Jesús estaba diciendo que cuando nosotros impongamos nuestras manos sobre los enfermos, la unción en nosotros será transferida a ellos y la enfermedad desaparecerá. A veces, incluso puede ser involuntariamente. Por ejemplo, en el momento en el que pisas un cable que no tiene protección, sabiéndolo o sin saberlo, la electricidad que circula por el cable pasará a través de ti también. De la misma forma, a veces, la unción puede ser transferida por conducción sin que ninguna de las dos partes tenga la intención de iniciar la transferencia. Por ejemplo, en 2 Reyes 13:20 – 21, cuando el cuerpo del hombre muerte cayó por accidente en la tumba de Eliseo, éste volvió a la vida.

Hace unos años, estaba en el extranjero y decidií ir de compras a una librería. Un hombre entró en la librería e hizo una broma sobre la gran cantidad de libros que yo estaba comprando. él me estrechó la mano y al entrar en contacto con la mía, aunque yo no trataba de transferirle unción a él, de repente, él gritó, “¿Quién eres tú?” porque el dolor de espalda que he tenido desde hace muchos años de repente ha desaparecido al estrecharte la mano. Esto es transferencia de unción por conducción. Amado, siempre que tengas la oportunidad de estrecharle la mano a un ungido de Dios o te imponga las manos, no te tomes esto a la ligera. Tu vida puede cambiar con ese simple contacto. Esto no quiere decir que debes de ir por ahí tocando a cada hombre o mujer de Dios que ves, a la fuerza; se respetuoso y decente con esto, porque la misma unción que sana puede también matar, si se aflige.

PUNTO CLAVE: Nunca te tomes a la ligera un estrechón de manos o una imposición de manos de una vasija de Dios ungida.