Devocional Cielos Abiertos,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

DIOS TIENE UN PROPÓSITO PARA TU VIDA

Memoriza: Ahora pues, Jehová, tú eres nuestro padre; nosotros barro, y tú el que nos formaste; así que obra de tus manos somos todos nosotros.” Isaías 64:8

Lee: Jeremías 18:1 – 6

La señal del alfarero y el barro

18 Palabra de Jehová que vino a Jeremías, diciendo: Levántate y vete a casa del alfarero, y allí te haré oír mis palabras. Y descendí a casa del alfarero, y he aquí que él trabajaba sobre la rueda. Y la vasija de barro que él hacía se echó a perder en su mano; y volvió y la hizo otra vasija, según le pareció mejor hacerla.

Entonces vino a mí palabra de Jehová, diciendo: ¿No podré yo hacer de vosotros como este alfarero, oh casa de Israel? dice Jehová. He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano, oh casa de Israel.

BIBLIA EN UN AÑO: 1 Corintios 8 – 11

MENSAJE

En nuestra lectura Bíblica de hoy, el alfarero estaba tratando de hacer una vasija, pero se estropeó en sus manos, así que decidió hacer otra. Prediqué un sermón hace más de treinta años titulado “Ver lo Invisible”, di una ilustración en el sermón usando un tronco de madera. Cuando ves el tronco de madera, quizás no observes nada especial, pero un escultor puede mirarlo y visualizar un león. Él entonces, tomará su martillo y su cincel, picando un poco de aquí y de allá. Al final, la cabeza del león aparecerá. En el transcurso del trabajo de escultura, la madera puede romperse de repente, en cuyo caso él puede decirle a la madera “Bueno, yo quería hacer un león contigo, pero parecer que lo que podré hacer es un gato porque te has roto de una forma que no tenía planeada ” Él entonces seguirá trabajando para esculpir un gato, pero descubre otra grieta en la madera, y quizás diga “Vale, haré una rata contigo”. Si él descubre otra grieta en la madera, entonces quizás se vea obligado a usar la madera como leña para hacer fuego.

Cantares de Salomón 2:15 dice:

“Cazadnos las zorras, las zorras pequeñas, que echan a perder las viñas; Porque nuestras viñas están en cierne.”

Las pequeñas grietas que ignoras en ti puede destruir el propósito de Dios para tu vida. Si fallas en lidar con esas faltas de manera decisiva, éstas acabarán obstaculizando el plan de Dios para tu vida. Quizás te hayan dicho que hablas mucho, aún así no estás haciendo nada al respecto. Dios quizás te haya advertido que comes demasiado, aún así sigues comiendo irresponsablemente. Quizás alguien, incluso te haya dicho que te enfadas muy fácilmente, pero sigues diciendo que la gente de donde tu vienes son todos así. Estas cosas, aunque parezcan pequeñas, harán difícil que Dios pueda cumplir Su propósito en tu vida.

El Alfarero es muy bueno en su arte, pero el barro tiene que permitir que el propósito del Alfarero se complete. Examínate: desde el año pasado hasta ahora, ¿has crecido? ¿Has dejado atrás tus malos hábitos? ¿Has adoptado nuevos hábitos que te ayudarán a cumplir el propósito de Dios para tu vida? Un nuevo año está a punto de empezar; deshazte de aquellos pequeños zorros que han estado estropeando el viñedo. no seas un obstáculo para tu progreso y el cumplimiento del plan de Dios para tu vida.

REFLEXIÓN: ¿Cuáles son aquellas debilidades que sabes que tienes que deshacerte de ellas? Ponte en acción y deshazte de ellas ahora.