Devocional Cielos Abiertos,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

LIDIANDO CON AQUELLOS QUE MATAN EL DESTINO II

Memoriza: “Antes del quebrantamiento es la soberbia, Y antes de la caída la altivez de espíritu.” Proverbios 16:18

Lee: Ezequiel 28:1 – 19

28 Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: Hijo de hombre, di al príncipe de Tiro: Así ha dicho Jehová el Señor: Por cuanto se enalteció tu corazón, y dijiste: Yo soy un dios, en el trono de Dios estoy sentado en medio de los mares (siendo tú hombre y no Dios), y has puesto tu corazón como corazón de Dios; he aquí que tú eres más sabio que Daniel; no hay secreto que te sea oculto. Con tu sabiduría y con tu prudencia has acumulado riquezas, y has adquirido oro y plata en tus tesoros. Con la grandeza de tu sabiduría en tus contrataciones has multiplicado tus riquezas; y a causa de tus riquezas se ha enaltecido tu corazón. Por tanto, así ha dicho Jehová el Señor: Por cuanto pusiste tu corazón como corazón de Dios, por tanto, he aquí yo traigo sobre ti extranjeros, los fuertes de las naciones, que desenvainarán sus espadas contra la hermosura de tu sabiduría, y mancharán tu esplendor. Al sepulcro te harán descender, y morirás con la muerte de los que mueren en medio de los mares. ¿Hablarás delante del que te mate, diciendo: Yo soy Dios? Tú, hombre eres, y no Dios, en la mano de tu matador. 10 De muerte de incircuncisos morirás por mano de extranjeros; porque yo he hablado, dice Jehová el Señor.

11 Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: 12 Hijo de hombre, levanta endechas sobre el rey de Tiro, y dile: Así ha dicho Jehová el Señor: Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura. 13 En Edén, en el huerto de Dios estuviste; de toda piedra preciosa era tu vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y oro; los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación. 14 Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas. 15 Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad. 16 A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector. 17 Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; yo te arrojaré por tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti. 18 Con la multitud de tus maldades y con la iniquidad de tus contrataciones profanaste tu santuario; yo, pues, saqué fuego de en medio de ti, el cual te consumió, y te puse en ceniza sobre la tierra a los ojos de todos los que te miran. 19 Todos los que te conocieron de entre los pueblos se maravillarán sobre ti; espanto serás, y para siempre dejarás de ser.

BIBLIA EN UN AÑO: Romanos 6 – 8

MENSAJE

El orgullo es uno de los asesinos del destino más peligroso. Se que si hay un ápice de orgullo en tu vida, o alguien ha estado diciéndote que tú eres orgulloso, lo mejor es que clames a Dios para quitarlo de tu vida a medida que trabajas para volverte más humilde. Santiago 4:6 dice que Dios resiste al orgulloso y da gracia al humilde. Tú no puedes conseguir tu destino sin la gracia de Dios, así que si Dios te resiste y se niega a darte Su gracia, ese es el final.

Realmente le doy gracias a Dios por ayudarme con esto al principio de mi ministerio. Cuando me convertí en Pastor General de la Iglesia en 1981, la placa con mi nombre en la mesa decía “Reverendo (Doctor) Enoc Adeboye, Ph.D, M.Sc, B.Sc” Quería que todo el mundo supiera que yo no era un pastor cualquiera, que también me había doctorado. Lo que debía de haber añadido es que era un barril vacío, porque los barriles vacíos son los que hacen más ruido. Dios me preguntó si quería que Él me promocionara, y yo dije, “Claro, por supuesto Señor”. el Señor entonces me pidió que quitara todos esos títulos y que simplemente me hiciera llamar “Pastor”. Gracias a Dios que obedecí, porque tan pronto como hice eso, Él empezó a promocionarme.

El orgullo es un asesino de destino; no permitas que te impida llegar a la gracia de Dios para cumplir el propósito de Dios para tu vida. Oh, Dios hizo a Lucifer muy hermoso, entre los ángeles, él era especial. Así como Jacob dio a José un manto de muchos colores, Dios le dio a Lucifer un manto con todas las piedras preciosas que puedas imaginar. Dios incluso hizo instrumentos musicales dentro de él para que así, solo con su voz, pudiera tocar musica maravillosa. Él realmente era especial. Sin embargo Ezequiel 28:17 dice:

“Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; yo te arrojaré por tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti.”

Hoy, ese Lucifer que fue descrito como resplandeciente, es conocido ahora como tinieblas.

Si te conviertes en orgulloso, perderás todo lo que Dios tiene guardado para ti. En vez de ser celebrado, te convertirás en alguien horrendo. Si quieres cumplir tu destino, debes vestirte de humildad (Colosenses 3:12).

REFLEXIÓN: Examina tu vida y busca cualquier elemento de orgullo. Se honesto contigo mismo y lidia con el orgullo hoy.