Devocional Cielos Abiertos,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

NO ES PODER AUTOMÁTICO

Memoriza: “Él le dijo: Cosa difícil has pedido. Si me vieres cuando fuere quitado de ti, te será hecho así; mas si no, no.” 2 Reyes 2:10

Lee: 2 Reyes 2:9 – 14

Cuando habían pasado, Elías dijo a Eliseo: Pide lo que quieras que haga por ti, antes que yo sea quitado de ti. Y dijo Eliseo: Te ruego que una doble porción de tu espíritu sea sobre mí. 10 Él le dijo: Cosa difícil has pedido. Si me vieres cuando fuere quitado de ti, te será hecho así; mas si no, no.

11 Y aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino. 12 Viéndolo Eliseo, clamaba: ¡Padre mío, padre mío, carro de Israel y su gente de a caballo! Y nunca más le vio; y tomando sus vestidos, los rompió en dos partes. 13 Alzó luego el manto de Elías que se le había caído, y volvió, y se paró a la orilla del Jordán. 14 Y tomando el manto de Elías que se le había caído, golpeó las aguas, y dijo: ¿Dónde está Jehová, el Dios de Elías? Y así que hubo golpeado del mismo modo las aguas, se apartaron a uno y a otro lado, y pasó Eliseo.

BIBLIA EN UN AÑO: Hechos 12 – 13

MENSAJE

Un día, hace mucho tiempo, al entrar en un habitación, un hombre salto desde detrás de la puerta, tomó mi. mano y empezó a profetizar. “Recibo la unción, la doble porción de unción es mía!”, le solté la mano. Consigues la unción a través de sacrificio, no profetizándola. Tienes que pasar horas, o incluso días, de rodillas. Tienes que ayunar por semanas, pasar horas estudiando la palabra para conocer a este Dios, tienes que salir de tu zona de confort e ir a predicar el evangelio, servir a Dios con todas tus fuerzas. Tienes que plantar semillas – semillas tan grandes que te hagan llorar mientras las siembras. Tienes que estar preparado para hacer sacrificios para obtener poder. La unción no vendrá automáticamente solo por seguir a un hombre o una mujer de Dios.

Cuando Jesús estaba en la tierra, cientos de personas le seguían, pero solo 120 se quedaron en la habitación de arriba como Él ordenó, y esos eran los que fueron llenos del Espíritu Santo en Hechos 2:1 – 4. Elías tenía un sirviente antes de tener a Eliseo. En 1 reyes 19:1 – 3, cuando Jezabel buscaba la muerte de Elías y él le dijo a su sirviente que se quedara en algún sitio, el chico no dudo en irse, por lo tanto, no obtuvo la doble porción del espíritu. Sin embargo, cuando fue el turno de Eliseo, Elías hizo todo lo posible para deshacerse de ese joven, pero éste se quedó con Elías hasta el final, entonces consiguió el manto. Simplemente seguir a un hombre o mujer de Dios, no es suficiente para conseguir el manto, debes de servir con todo tu corazón y con todas tus fuerzas. Debes de seguirle a él o a ella hasta el final.

Él le dijo: Cosa difícil has pedido. Si me vieres cuando fuere quitado de ti, te será hecho así; mas si no, no.” 2 Reyes 2:10

Al decirle a Eliseo que si le veía cuando se estuviera yendo, obtendría el manto, Elías estaba diciendo “Si nos vemos cara a cara, si tu amas lo que yo amo y odias lo que yo odio, si me sigues con todo tu corazón, entonces tu quizás consigas el manto”. Si quieres la unción de alguien, entonces debes de verte cara a cara con el ungido. Si tu corazón no está realmente conectado con la persona de Dios que estás siguiendo, no puedes conseguir su unción. Finalmente, si no estás comprometido a servir a Dios con todo tu corazón, tu alma, tu mente y tus fuerzas, no puedes conseguir Su unción.

PUNTO CLAVE: La unción viene con sacrificio, no por confesión.