Devocional Cielos Abiertos,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

TU NO PUEDES DARLE ÓRDENES A TU SEÑOR

Memoriza: “¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia?” Romanos 6:16

Lee: Marcos 3:23 – 27

23 Y habiéndolos llamado, les decía en parábolas: ¿Cómo puede Satanás echar fuera a Satanás? 24 Si un reino está dividido contra sí mismo, tal reino no puede permanecer. 25 Y si una casa está dividida contra sí misma, tal casa no puede permanecer. 26 Y si Satanás se levanta contra sí mismo, y se divide, no puede permanecer, sino que ha llegado su fin. 27 Ninguno puede entrar en la casa de un hombre fuerte y saquear sus bienes, si antes no le ata, y entonces podrá saquear su casa.

BIBLIA EN UN AÑO: Daniel 6 – 8

MENSAJE

"y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús" - Efesios 2:6

El pasaje Bíblico anterior no es para todo el mundo, es solo para aquellos que viven en santidad. Salmos 24:3 – 4 dice:

"¿Quién subirá al monte de Jehová? ¿Y quién estará en su lugar santo? El limpio de manos y puro de corazón; El que no ha elevado su alma a cosas vanas, Ni jurado con engaño."

Si no vives en santidad, no puedes ni siquiera ascender a Dios, menos aún sentarte con Él. Así pues, aquellos que no viven en santidad no pueden sentarse con Cristo y puesto que Efesios 1:20 – 21 dice que Cristo está sentado por encima de principados y potestades, los que no viven en santidad no tienen autoridad sobre principados y potestades. En una cruzada, cuando la persona que está liderando las oraciones, está preguntando a la gente que ate al diablo y sus agentes, y aquellos que siguen viviendo en pecado también están atando al diablo, lo que el diablo hace es atormentarles y oprimirles incluso más. Si no me crees, pregúntale a los siete hijos de Esceva (Hechos 19:11 – 16). Ellos no eran hijos de Dios, y estaban intentando tener autoridad sobre los demonios. Los demonios les enseñaron una lección ese día. Si quieres tener autoridad sobre los demonios, si quieres que el diablo te deje en paz, entonces debes de vivir en santidad. 1 Juan 3:8 dice;

"El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo."

Quien sea tu padre determina sobre quien puedes tener autoridad. Si tu padre es el sirviente de un gran hombre, no puedes tener autoridad sobre el hijo del gran hombre porque ellos son tus jefes indirectamente. En vez de eso, los hijos del gran hombre tendrán autoridad sobre ti. Sin embargo, si te liberas de su atadura y llegas a ser más grande que ellos, entonces podrás tener autoridad sobre ellos.

Estoy dándote una invitación hoy para unirte a aquellos de nosotros que estamos sentados con Jesucristo, muy por encima de principados y potestades. Para nosotros, el diablo y sus agentes son nuestros siervos, le ordenamos a ellos a nuestro antojo, y no pueden oprimirnos.

REFLEXIÓN: Con tu estilo de vida actual, ¿puedes darles órdenes a los demonios y que ellos te obedezcan?