Estudio Biblico,  Estudios,  Recursos Bíblicos

JUAN 11:35

Juan 11:35 es el versículo más corto en la Biblia, y aún así es extremadamente profundo. Jesús lloró. El Rey de reyes, Señor de Señores, la Palabra desde le principio, el mismísimo Dios lloró. ¿Puede Dios llorar? ¿Fueron lágrimas genuinas? ¿Por qué el Altísimo debería de llorar tan abiertamente? Éstas y otras cuestiones nos asaltan la mente cuando leemos “Jesús lloró”. Que el Señor abra nuestro entendimiento a medido que estudiamos Su palabra, en el nombre de Jesús. Amén.

JESUCRISTO TIENE MUCHAS RAZONES POR LAS QUE LLORAR

A parte del hecho de que la Biblia llama a nuestro Señor Jesucristo “Hombre de Tristeza”, también es un mandamiento de Dios que debemos de llorar por aquellos que lloran. Además, Él es un Sumo sacerdote que entiende y aprecia aquello por lo que están pasando sus seguidores, porque Él no solo es Dios sino también hombre. En particular, Él sabe que muchos no saben cuando su salvación está cerca.

Isa. 53:3; Rom. 13:15; Heb. 4:14-16; Salmos 103:13; Salmos 78:39; I Tim. 2:5; Juan 1:1,14; Lucas 19:41-41.

ÉL LLORÓ PORQUE AMÓ

Jesús lloró porque Él amó. Él derramo verdaderas lágrimas porque Él amó de verdad. Él compartió la agonía y los problemas de aquellos a los que amó y cuando él ama a alguien lo hace para siempre.

Juan 11:5, 35.--36; Juan 11:33; Juan 13:1; Heb. 13:5; Salmos 142:4; Juan 5:5-9; Miqueas  7:5; Is. 63:9; Hechos 9:3-5; Mateo 25:40; I Cor. 12:12; Efesios 5:30.