Devocional Cielos Abiertos,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

LA ALABANZA SUBE

Memoriza: “No será quitado el cetro de Judá, Ni el legislador de entre sus pies, Hasta que venga Siloh; Y a él se congregarán los pueblos.” Génesis 49:10

Lee: 2 Samuel 6:20 – 22

20 Volvió luego David para bendecir su casa; y saliendo Mical a recibir a David, dijo: ¡Cuán honrado ha quedado hoy el rey de Israel, descubriéndose hoy delante de las criadas de sus siervos, como se descubre sin decoro un cualquiera! 21 Entonces David respondió a Mical: Fue delante de Jehová, quien me eligió en preferencia a tu padre y a toda tu casa, para constituirme por príncipe sobre el pueblo de Jehová, sobre Israel. Por tanto, danzaré delante de Jehová. 22 Y aun me haré más vil que esta vez, y seré bajo a tus ojos; pero seré honrado delante de las criadas de quienes has hablado.

BIBLIA EN UN AÑO: Jeremías 28 – 30

MENSAJE

Judá significa alabanza, y en el versículo a memorizar de hoy, vemos a Dios haciendo una promesa, que el cetro no dejará a la tribu de Judá. En otras palabras, todo hijo de Dios que pertenece a la tribu de alabanza siempre será líder en los varios sectores que emprenda. La gente se reunirá en torno a ellos, y ellos siempre estarán a la cabeza. Esto no es descabellado, después de todo, Salmos 22:3 dice que Dios habita en las alabanzas de Su pueblo. Si sabes como alabar a Dios correctamente, Él hará su morada en ti y te hará cabeza. Nunca caerás, y también serás prosperado. En 2 Samuel 6:11, pusieron el arca del pacto en la casa de Obededom y de repente él empezó a prosperar. Si Dios está contigo, tu te alzarás hasta lo más alto.

En cualquier campo en el que operes, si sabes realmente como alabar a Dios, Él te levantará para ser el número uno. Un día, un pastor vino a mi y dijo, “Creo que he descubierto el secreto para tu tremendo éxito en el ministerio. Cuando llegas al altar para predicar, antes de empezar, tu primero cantas alabanzas a Dios y le exaltas hasta que Su presencia desciende poderosamente, entonces es cuando predicas”. Yo le dije “Oh lo has pillado. Vuelve a casa y haz lo mismo”. De todos los pastores del mundo, quiero ser el número uno. Sé que si puedo alabar a Dios sin parar, entonces Él seguirá llevándome a lo más alto. La razón por la que muchos Cristianos no están alzándose para ser el número uno en sus áreas de influencia, es porque no saben realmente cómo alabar a Dios. A algunas personas les resulta difícil arrodillarse delante de Dios en público. en el cielo, no solo se arrodillarán, también caerán sobres sus rostros delante de Dios (Apocalipsis 7:11). Cuando les pides a algunos Cristianos que alaben a Dios, ves que sus bocas a penas se mueven. ¿Cómo puedes alabar al Rey de reyes en silencio? Salmos 98:4 dice:

"Cantad alegres a Jehová, toda la tierra; Levantad la voz, y aplaudid, y cantad salmos."

El Cielo no es un lugar silencioso, levantan sus voces y dicen “Bendición, gloria, sabiduría, acción de gracias, honra y poder sean a Dios por siempre. Amén” (Apocalipsis 7:12). Necesitas aprender a alabar a Dios de la forma que Él realmente quiere ser alabado. Solo continúa alabándole y descubrirás que las puertas que habían estado cerradas empezarán a abrirse y pronto serás el número uno en tu área de influencia.

LLAMADA A LA ACCIÓN: Cae sobre tu rostro, levanta tu voz y alaba al Dios Altísimo como núnca antes lo habías hecho.