Devocional Cielos Abiertos,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

CARTAS A LA IGLESIA DE LEODICEA II

Memoriza: “No menosprecies, hijo mío, el castigo de Jehová, Ni te fatigues de su corrección” Proverbios 3:11

Lee: Apocalipsis 3:19 – 22; Proverbios 3:11 – 12

Apocalipsis 3:19 – 22

19 Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete. 20 He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. 21 Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono. 22 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.

Proverbios 3:11 – 12

11 No menosprecies, hijo mío, el castigo de Jehová,

Ni te fatigues de su corrección;

12 Porque Jehová al que ama castiga,

Como el padre al hijo a quien quiere.

BIBLIA EN UN AÑO: Isaías 60 – 65

MENSAJE

" Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete." - Apocalipsis 3:19

Jesús le dijo a los laodiceanos que Él les reprendía y les castigaba porque les quería. Si quieres a tu hijo, le castigarás cuando va por el mal camino. Solo un padre que odia a su hijo le mirará yendo por el mal camino y se quedará callado.

"El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; Mas el que lo ama, desde temprano lo corrige." - Proverbios 13:24

En 2020, cuando salí a decir en público que el Señor estaba usando el coronavirus para hacer que la gente se volviera y le prestara atención, muchas personas dijeron que yo estaba insinuando que Dios no amaba ya al mundo y Él les estaba castigando. Como me atrevía a decir que el Señor no ama al mundo cuando Él mismo dijo en Juan 3:16 que Él ama al mundo. Es porque Él ama al mundo que Él nos castiga cuando vamos en el mal camino. él puede ver el final desde el principio. Él puede ver la destrucción que el mundo está atrayendo al ignorarle a Él. Así que Él nos castiga. Cuando Dios te ama, espera algunos latigazos de Su vara siempre que te salgas del camino porque Él castiga a aquellos que Él ama. Sin embargo, cuando Dios decide dejar a una persona, esto es muy peligroso.

Cuando Dios ha corregido a la persona varias veces pero ésta se niega a cambiar, Él dejará a esa persona sola mientras que va de camino a la destrucción (Romanos 1:28; Proverbios 29:1).

¿Has estado ignorando la reprimenda de Dios sobre algo que estás haciendo mal? Pronto, dejarás de escuchar esa reprimenda, como en el caso de Efraim, cuando Dios dijo que se debía de dejar a Efraim solo (Oseas 4:17).

Cuando Dios reprende a una persona, la persona debe de volver a Él de inmediato en arrepentimiento porque si Él decide quedarse callado, la persona está acabada.

Una palabra es suficiente para el sabio.

PUNTO CLAVE: Cambia tus caminos de inmediato cuando Dios te reprenda y te castiga para que Él no te deje perecer.