Escuela Dominical,  Estudios,  Recursos Bíblicos

EL SUICIDIO ESTÁ PROHIBIDO

VERSÍCULO A MEMORIZAR: “echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.·” 1 Pedro 5:7

PASAJE BÍBLICO: Romanos 5:1 – 8

Resultados de la justificación

Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. Y no solo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.

Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos. Ciertamente, apenas morirá alguno por un justo; con todo, pudiera ser que alguno osara morir por el bueno. Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.

INTRODUCCIÓN

El suicidio es el acto de causarse uno mismo la muerte intencionadamente o matarse a un mismo deliberadamente. Los estudios muestran que aproximadamente el 90% de las personas que ham muerto por suicidio estaban sufriendo alguna enfermedad mental en ese momento. La enfermedad mental más común que se ha reportado es la depresión. También, muchos suicidios ocurren impulsivamente en momentos de crisis cuando somos incapaces de lidiar con el estrés de las situaciones estresantes de la vida, como con los problemas financieros, cuando se rompe una relación, o un dolor o dolencia crónico. Además, experimentar conflicto, desastre, violencia, abuso (físico, sexual, emocional, verbal ,etcétera), discriminación o pérdida, y sentirse aislado, todo esto, está fuertemente relacionado con el comportamiento suicida. Una pena intensa y/o desesperanza; no importarnos las actividades que antes nos solían importar, apartarse de la familia, los amigos, los deportes y las actividades sociales; abusar de sustancias (drogas, alcohol), son algunos de las señales comunes de pensamientos suicidas.

EL PUNTO DE VISTA BÍBLICO EN CUANTO AL SUICIDO

La Biblia equipara el suicidio al asesinato (asesinarse a uno mismo). Dios es el único que puede decidir cuándo y cómo una persona debe de morir. Debemos de decir con el Salmista, “Mis tiempos están en Sus manos…” (Salmos 31:15). Dios es el dador de la vida. Él da, y Él quita (Job 1:21). La Biblia menciona seis personas específicas que cometieron suicidio: Abimelec (Jueces 9:54); Saúl (1 Samuel 31:4), el portador de la armadura de Saúl (1 Samuel 31:4-6), Ahitofel (2 Samuel 17:23), Zimri (1 Reyes 16:18), y Judas (Mate 27:5).

El suicido, el quitarse la vida, no es piadoso, porque rechaza el regalo de Dios de la vida. Nadie debe de presumir de apropiarse de la autoridad de Dios sobre ellos para acabar con su vida. Algunas personas en las Escrituras se sintieron una gran desesperación en la vida. Salomón, en su búsqueda del placer, llegó al punto de que “aborreció la vida” (Eclesiastés 2:17). Elías tenía miedo y estaba deprimido, deseaba la muerte (1 Reyes 19:4). Jonás estaba tan enfadado con Dios que deseó morir (Juan 4:8). Incluso el apóstol Pablo y su compañeros misioneros, hubo un momento, en el que estaban bajo una gran presión que hizo surgir la desesperación (2 Corintios 1:8).

Sin embargo, ninguno de estos hombres cometió suicido. Salomón aprendió a temer a Dios y a guardar Sus mandamientos (Eclesiastés 12:13). Elías fue reconfortado por un ángel, le permitió descansar, y se le dio una nueva misión (1 Reyes 19:5, 15). Jonás recibió un amonestación y una reprimenda por parte de Dios (Juan 5:1 – 3, 8 – 11). Pablo aprendió que, aunque la presión a la que se enfrentaba estaba más allá de sus habilidades para soportarlo, el Señor puede llevar todas nuestras cargas (2 Corintios 1:9).

ANTÍDOTOS PARA LOS PENSAMIENTOS SUICIDAS / INTENTOS DE SUICIDIO

De acuerdo con la Biblia, el suicidio es un pecado (Éxodo 20:13). Por lo tanto, si tú o alguien a tu alrededor expresa pensamientos suicidas o exhibe comportamientos de autolesión, busca ayuda pastoral y profesional. Además, los siguientes pasos pueden ayudar a rescatar a cualquier que está teniendo pensamientos suicidas.

  1. Tómate un momento para considerar el dejar que Dios pruebe su amor por ti (Romanos 5:5).
  2. Tienes que saber que Jesús se identifica contigo en ese tiempo de rechazo y humillación (Isaías 53:2 – 6).
  3. Jesucristo soportó el sufrimiento y la vergüenza para que todos tus pecados sean perdonados y el peso de tu culpa quitado (Romanos 5:7 – 8; Romanos 8:32).
  4. Tines que saber que Jesús perdonará y reparará todo lo que se haya roto en ti y restaurará tu gozo, si le recibes a Él en tu vida, en humildad como tu Salvador (Isaías 1:18; 2 Corintios 5:17).
  5. Ten por seguro que Jesús siempre vendrá a tu rescate cuando estés en problemas, solo si tu clamas a Él (Salmos 51:1 – 2; Jeremías 33:3; Salmos 50:15).

CONCLUSIÓN

No importa lo mal que estén las cosas en tu vida, está el Dios de amor que está esperándote a ti para guiarte a través del tune de la desesperación y sacarte a Su maravillosa luz.

PREGUNTAS

  1. ¿Cuál es el punto vista Bíblico en cuanto al suicidio.
  2. Menciona los antídotos para los pensamientos suicidas/ intentos de suicidio.

OTRA LECTURA

  • LUNES: Mateo 27:5
  • MARTES: Salmos 125:1 – 2
  • MIÉRCOLES: Proverbios 3:5 – 6
  • JUEVES: Isaías 12: 2- 6
  • VIERNES: Isaías 26:3 – 4
  • SÁBADO: Mateo 6:25 – 34
  • DOMINGO: Mateo 21:21 – 22

TAREA: De la introducción de la lección y de tu entorno, identifica cinco fuentes de suicidio.