Devocional Cielos Abiertos,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

¿FIJO EN TUS CAMINOS?

Memoriza: porque pasando y mirando vuestros santuarios, hallé también un altar en el cual estaba esta inscripción: AL DIOS NO CONOCIDO. Al que vosotros adoráis, pues, sin conocerle, es a quien yo os anuncio.” Hechos 17:23

Lee: Hechos 10:9 – 20

Al día siguiente, mientras ellos iban por el camino y se acercaban a la ciudad, Pedro subió a la azotea para orar, cerca de la hora sexta. 10 Y tuvo gran hambre, y quiso comer; pero mientras le preparaban algo, le sobrevino un éxtasis; 11 y vio el cielo abierto, y que descendía algo semejante a un gran lienzo, que atado de las cuatro puntas era bajado a la tierra; 12 en el cual había de todos los cuadrúpedos terrestres y reptiles y aves del cielo. 13 Y le vino una voz: Levántate, Pedro, mata y come. 14 Entonces Pedro dijo: Señor, no; porque ninguna cosa común o inmunda he comido jamás. 15 Volvió la voz a él la segunda vez: Lo que Dios limpió, no lo llames tú común. 16 Esto se hizo tres veces; y aquel lienzo volvió a ser recogido en el cielo.

17 Y mientras Pedro estaba perplejo dentro de sí sobre lo que significaría la visión que había visto, he aquí los hombres que habían sido enviados por Cornelio, los cuales, preguntando por la casa de Simón, llegaron a la puerta. 18 Y llamando, preguntaron si moraba allí un Simón que tenía por sobrenombre Pedro. 19 Y mientras Pedro pensaba en la visión, le dijo el Espíritu: He aquí, tres hombres te buscan. 20 Levántate, pues, y desciende y no dudes de ir con ellos, porque yo los he enviado.

BIBLIA EN UN AÑO: Eclesiastés 9 – Cantares 2

MENSAJE

Dios puede moverse de diferentes formas, así que no podemos ponerle límites como en una caja. Él también puede cambiar de opinión de vez en cuando se cumplen ciertas condiciones. En Mateo 15:22 – 28, una mujer gentil vino a verle pidiendo por sanidad para su hija y Él la ignoró porque no era judía. Esta mujer insistió y cumplió con la condición de la fe. Jesús entonces cambio de opinión y sanó a su hija, por la virtud de su fe.

En Juan 4:7 – 30, el Señor Jesús se encontró con la mujer samaritana y decidió hablarle de su Salvación. En aquellos días, los judíos consideraban a los samaritanos impuros y no tenían trato con ellos, pero aquí estaba Jesucristo mismo predicando a una mujer Samaritana. La mujer samaritana se convirtió en evangelista, trayendo a la gente a encontrarse con Jesucristo.

Dios puede cambiar la forma en la que Él hace las cosas dejando el objetivo principal intacto, sin embargo, es de sorprender que muchos Cristianos están fijados en sus caminos, su forma de hacer las cosas, Cuando tu estas empeñado en tu forma de hacer las cosas, limitas cuánto Dios puede usarte.

La Iglesia Cristiana Redimida de Dios ha llegado hasta donde está ahora porque nos negamos a empeñarnos en nuestras formas. Cuando decidí introducir instrumentos musicales en esos primeros tiempos de la Iglesia, a veces los ancianos se oponían a ello, pero les mostré Salmos 150:3 – 5, donde los instrumentos musicales se usaban para alabar a Dios en las Escrituras, y ellos accedieron. Después, decidimos empezar a modelar las parroquias donde la gente que quería un ambiente de Iglesia más cómodo pudiera adorar. En cada ciudad del mundo que llegamos, no insistimos en hacer las cosas de la misma manera que se hacen in Nigeria. Por ejemplo, la reunión del Espíritu Santo se llama el Festival de la Vida en muchos otros países porque tienen miedo del la palabra Espíritu, Así es cómo hemos sido capaces de alcanzar a millones de personas para Cristo.

Una vez que el objetivo ha sido cuidadosamente declarado, no seas rígido en la forma en la que ha de conseguirse, siempre y cuando no estés en contra de la voluntad de Dios. Pablo vio a la gente adorando a un Dios desconocido, él no dice “Hecha fuera a este Dios, y yo te presentaré otro”; en vez de eso; él dijo “Quiero ayudar a conocer a este Dios desconocido”. Era el mismo objetivo de ganar almas, pero con diferentes métodos.

PUNTO CLAVE: Cuando estás empeñado en que las cosas se hagan a tu manera, estás limitando hasta que punto Dios te puede usar.