Devocional Cielos Abiertos,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

¿ERES UN HIJO DE DIOS?

Memoriza: “Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen,” Juan 10:14

Lee: Gálatas 3:21 – 26

21 ¿Luego la ley es contraria a las promesas de Dios? En ninguna manera; porque si la ley dada pudiera vivificar, la justicia fuera verdaderamente por la ley. 22 Mas la Escritura lo encerró todo bajo pecado, para que la promesa que es por la fe en Jesucristo fuese dada a los creyentes.

23 Pero antes que viniese la fe, estábamos confinados bajo la ley, encerrados para aquella fe que iba a ser revelada. 24 De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe. 25 Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo, 26 pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús;

BIBLIA EN UN AÑO: Proverbios 3 -5

MENSAJE

En Efesios 5:1, la Biblia dice;

"Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados."

Cualquiera que dice ser un hijo de Dios debe de también asegurarse de que se comporta como Dios. Si un hijo dice pertenecer a su padre pero es leal a otro padre, el hijo será tratado como un bastardo. Esto significa que si tu dices ser hijo de Dios, quizás necesitas revisar donde te estás posicionando realmente. 1 Juan 3:9 dice que aquellos que son nacidos de Dios no pecan. ¿Sigues pecando y sintiéndote como si eso fuera normal? Un verdadero hijo de Dios no puede considerar el pecado como algo normal. Jesucristo dijo en Mateo 7:16;

" Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?"

¿Cuál es este fruto? Es el fruto que prueba a todo aquel que te conoce, que tu tienes el Espíritu de. Dios viviendo en ti – el fruto del Espíritu. ¿Qué frutos tienes tú? Basándonos en los frutos que tú tienes, ¿Quién dirán tus amigos, colegas, familiares y vecinos que es tu padre? ¿Tus colegas te traen ofertas para que engañes a tu empresa porque saben que tu las aceptarás?Si es así, tú no estás llevando los frutos de Dios sino del diablo. ¿Sigues contestando al mal con mal? Ese no es el carácter de Dios, sino del diablo. Necesitas tener claro de quién eres hijo para que no caigas en la categoría de bastardo. Si es un hijo del diablo, bien, pero entonces ?porqué dices que eres un hijo de Dios? ¿Por qué te juntas con hijo de Dios para que tu estómago sufra cuando es momento de ayunar? Porque no vas y vives para el diablo por completo, así cuando él sea enviado al lago de fuego, tú iras junto con él. sin embargo, dices que eres realmente un hijo de Dios, entonces tu carácter debe parecerse al de Cristo y todo el que esté a tu alrededor debe de testificar que te pareces a tu Padre en el cielo.

En el último día, Jesús separará la paja del trigo. Él separará a los bastardos de Sus verdaderos hijos. Esto es porque, en el último día, Él le dirá a algunas personas “Nunca os conocí, apartaos de mi hacedores de maldad” (Lucas 13:27). Si realmente eres un hijo de Dios, estarás viviendo una vida de santidad.

REFLEXIÓN: Toma un momento e inspecciona tu vida ahora mismo. ¿En qué áreas no has estado comportándote como un hijo de Dios? Arrepiéntete y empieza a comportarte como tu Padre.