Devocional Cielos Abiertos,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

LLENA EL TANQUE DE GASOLINA

Memoriza: “Él les dijo: Venid vosotros aparte a un lugar desierto, y descansad un poco. Porque eran muchos los que iban y venían, de manera que ni aun tenían tiempo para comer.” Marcos 6:31

Lee: Marcos. 6:30 – 32

Alimentación de los cinco mil

30 Entonces los apóstoles se juntaron con Jesús, y le contaron todo lo que habían hecho, y lo que habían enseñado. 31 Él les dijo: Venid vosotros aparte a un lugar desierto, y descansad un poco. Porque eran muchos los que iban y venían, de manera que ni aun tenían tiempo para comer. 32 Y se fueron solos en una barca a un lugar desierto.

BIBLIA EN UN AÑO: Salmos 102 – 103

MENSAJE

Una de las cosas más importantes sobre cómo funciona un coche es el hecho de que los coches necesitan gasolina para funcionar. No importa cuanta gasolina haya en el tanque, después de que ha funcionado por un tiempo, la gasolina se acabará, y entonces ya no funcionará más hasta que se vuelva a llenar el depósito de gasolina. De la misma forma, siempre existe la necesidad de recargarte después de darlo todo. Después de gastar mucha energía, necesitas apartarte y descansar, y comer para ganar fuerzas. En nuestro versículo a memorizar de hoy, Jesús le dijo a sus discípulos que se apartaran para descansar después de un viaje de evangelismo agotador.

La razón por la que muchos hombres y mujeres de Dios se vuelven menos efectivos, es que no descansan. Hay muchas personas que están siempre rodeándoles por causa de la unción, pero si estas personas no descansan adecuadamente, quedarán exhaustos. Quizás poseas mucha unción, pero sigues siendo de carne y hueso. Incluso Jesucristo estuvo tan cansado que fue a la parte interior del barco, donde nadie le podía molestar, y allí durmió en medio de una tormenta. (Marcos 4:37 – 38).

A veces, tu también necesitas recargar tu tanque de unción. Después de muchos y grandes milagros que hizo Jesús, Él de apartó en la montaña para orar (Mateo 14:16 – 23). Le dije a uno de mis hijos un día que se tomara las cosas con más calma, porque atendía a demasiados programas, y no tenía casi tiempo para recargarse. Él me miró de una forma rara, como diciendo “Pero te veo a ti trabajando al mismo ritmo que yo”. Tuve que hacerle entender que yo solo tenía muy pocos compromisos en períodos del año en concreto, cada año, especialmente cuando ayunamos en la Iglesia Cristiana Redimida de Dios. No me ves viajando durante ese tiempo. Si debo ministrar en algún sitio, será cerca de mi base porque estoy recargando mi tanque. Si no recargas la unción y se seca, la gente lo notará, y entonces tu te darás cuenta de que no es realmente a ti a quien quiere, es la unción que hay en ti lo que buscan.

Todo mecánico te dirá que es peligroso quedarse con el tanque de la gasolina vacío, si lo haces, la bomba de la gasolina succionará algunos escombros o residuos del tanque y eso puede dañar seriamente tu coche. No te quedes con el tanque vacío. Cuando no te tomas tu tiempo para recargar tus energías o tu unción, estás poniendo tu vida en peligro.

LLAMADA A LA ACCIÓN: Siempre tómate tu tiempo para recargar tu tanque, ya sea el tanque de conocimiento, unción, energía, o cualquier otro.