Devocional Cielos Abiertos,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

EL GRITO DE ALABANZA II

Memoriza: “Te alaben los pueblos, oh Dios; Todos los pueblos te alaben. La tierra dará su fruto; Nos bendecirá Dios, el Dios nuestro.” Salmos 67:5- 6

Lee: Salmos 67:3 – 7

Te alaben los pueblos, oh Dios;

Todos los pueblos te alaben.

Alégrense y gócense las naciones,

Porque juzgarás los pueblos con equidad,

Y pastorearás las naciones en la tierra. Selah

Te alaben los pueblos, oh Dios;

Todos los pueblos te alaben.

La tierra dará su fruto;

Nos bendecirá Dios, el Dios nuestro.

Bendíganos Dios,

Y témanlo todos los términos de la tierra.

BIBLIA EN UN AÑO: Salmos 74 – 75

MENSAJE

La Biblia dice que Dios está buscando a aquellos que le adoren en Espíritu y en verdad.

"Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren." - Juan 4:24 

En otras palabras, Dios está constantemente buscando a personas que le adoren. Cuando Él las encuentra, mora con ellos como aprendimos ayer, habitando en sus alabanzas (Salmos 22:3). Salmos 16:11 dice;

"Me mostrarás la senda de la vida; En tu presencia hay plenitud de gozo; Delicias a tu diestra para siempre."

Esto significa que después de que tu alabanza a acercado a Dios a ti, tu también recibirás el gozo y muchos otros placeres que vienen con Su presencia.

Había una mujer que había estado casada por muchos años sin haber tenido un hijo. Ella dijo que normalmente gritaba aleluya siete veces, así que la gente empezó a llamarla “Hermana Aleluya”. Un día, ella decidió no orar más por un hijo. Se dijo a ella misma, “no necesito un hijo, necesito tres”, así que empezó a gritar Aleluya 21 veces. De repente, la infertilidad que había sufrido por treinta años se acabó y ella dio a luz a tres niños. Cuando envías un grito de alabanza al cielo, los milagros llueven sobre ti. Salmos 67:5- 6;

"Te alaben los pueblos, oh Dios; Todos los pueblos te alaben. La tierra dará su fruto; Nos bendecirá Dios, el Dios nuestro."

Créeme de verdad, cuando vienes a Dios en oración y solo le bombardeas con tus peticiones, estás actuando con insensatez. La gente sabia sabe que cuando vienes con alabanzas, Él será el que te pregunte a ti, ¿Qué quieres? Si no me crees, pregúntale a Salomón (2 Crónicas 1:6 – 7). Cuando priorizas la alabanza a Dios sobre las peticiones, Él contestará a tus oraciones más allá de tus expectativas.

LLAMADA A LA ACCIÓN: Llena tu vida de alabanzas al Dios Todopoderoso, y Él te responderá a tus oraciones más allá de tus expectativas.