Devocional Cielos Abiertos para Adolescentes,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

LA CODICIA ES MORTAL

Memoriza: “Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento;” 1 Timoteo 6:6

Lee: 1 Reyes 21:2 – 7

Y Acab habló a Nabot, diciendo: Dame tu viña para un huerto de legumbres, porque está cercana a mi casa, y yo te daré por ella otra viña mejor que esta; o si mejor te pareciere, te pagaré su valor en dinero. Y Nabot respondió a Acab: Guárdeme Jehová de que yo te dé a ti la heredad de mis padres. Y vino Acab a su casa triste y enojado, por la palabra que Nabot de Jezreel le había respondido, diciendo: No te daré la heredad de mis padres. Y se acostó en su cama, y volvió su rostro, y no comió.

Vino a él su mujer Jezabel, y le dijo: ¿Por qué está tan decaído tu espíritu, y no comes? Él respondió: Porque hablé con Nabot de Jezreel, y le dije que me diera su viña por dinero, o que si más quería, le daría otra viña por ella; y él respondió: Yo no te daré mi viña. Y su mujer Jezabel le dijo: ¿Eres tú ahora rey sobre Israel? Levántate, y come y alégrate; yo te daré la viña de Nabot de Jezreel.

BIBLIA EN UN AÑO: Hechos 3:1 – 26; Nehemías 7 – 9

MENSAJE

La codicia es tener un fuerte deseo por cosas que le pertenecen a otras personas, como puede ser la propiedad, la posición el título, etcétera. Se propaga lentamente sin ni siquiera darnos cuenta. Si no lo tratamos, es capaz de destruir tanto a la persona codiciosa como a la persona que posee lo que se codicia.

La Biblia está llena de ejemplos de cómo muchas personas fueron oprimidas sin misericordia por causa de la codicia. Uno de esos ejemplos se encuentra en la lectura Bíblica de hoy. Un rey codició a las tierras de cultivo de uno de sus súbditos, hasta el punto de matarle para poseer sus tierras. Normalmente, él podría haberse permitido comprar cualquier parcela de la tierra o hacer que sus sirvientes cultivasen muchas hectáreas de cualquier tierra que quisiera, pero él permitió que la codicia le dominara. Por lo tanto, su esposa planeó la maldad que después se convirtió en el destino de Nabot.

Dios quiere que Sus hijos se sientan satisfechos con todo lo que tiene mientras que ellos tienen esperanza y creen en Él por lo mejor. No seas codicioso de lo que otros tienen y si ya estás albergando un deseo por las posesiones de alguien, da la vuelta y clama a Dios por Su misericordia.

PUNTO DE ORACIÓN: Padre, por favor, quita el espíritu de codicia y reemplázalo con el espíritu de contentamiento en mi corazón, en el nombre de Jesús.