Devocional Cielos Abiertos,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

AMOR Y SUMISIÓN EN EL MATRIMONIO II

Memoriza: y estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta.” 2 Corintios 10:6

Lee: Efesios 5:22 – 24

22 Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; 23 porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. 24 Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo.

BIBLIA EN UN AÑO: Salmos 46 – 48

MENSAJE

Ayer comprobamos que las esposas deben de ser sumisas con sus maridos así como al Señor (Efesios 5:22). Sin embargo, un esposa puede no ser sumisa a su marido si el hombre mismo no es sumiso a Dios. 1 Corintios 11:3 nos dice que hay una cadena de mando que seguir.

" Pero quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo."

Si un hombre no se somete a Dios de la misma forma que la Iglesia se ha sometido a Cristo, entonces ha roto la cadena y su esposa puedo no someterse a él también. Una cosa que se de las Escrituras es que, incluso si la esposa es el mismo diablo, una vez que el marido se somete a Dios, la esposa finalmente se someterá a él a cambio. Es un principio espiritual, si no me crees, lee Santiago 4:7:

"Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros."

Dice que si te sometes a Dios, incluso el diablo te obedecerá. Si le dices que “huya”, él huirá. Si eres un marido se que tu esposa no puede ser peor que el diablo, así que definitivamente, si tú te sometes a Dios, la mujer hará lo mismo contigo.

Someterse a Dios también significa permitirle que te guíe cuando se trata de relacionarte con tu esposa, siguiendo Sus instrucciones al pie de la letra. Dios quiere que tu matrimonio tenga éxito, si te sometes y dependes de Él para que funcione, Él te dirá lo que debes hacer para que tu matrimonio sea como el cielo en la tierra. él te guiará en cómo mostrar amor a tu esposa y también la guiará a ella en cómo ser sumisa a ti.

"Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia."

El versículo anterior dice que no debes de depender de tu propio entendimiento. No trates de hacer que tu esposa se someta a ti o te quiera con tu propio entendimiento. Sométete a Dios, ámale a Él, depende de Él para que te guíe y tu matrimonio ciertamente será bendecido.

PUNTO CLAVE: Sométete a Dios y tu esposa se someterá a ti.