Devocional Cielos Abiertos para Adolescentes,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

ENSEÑADO DESDE CASA

Memoriza: “La necedad está ligada en el corazón del muchacho; Mas la vara de la corrección la alejará de él.” Proverbios 22:15

Lee: Josué 24:14 – 15

14 Ahora, pues, temed a Jehová, y servidle con integridad y en verdad; y quitad de entre vosotros los dioses a los cuales sirvieron vuestros padres al otro lado del río, y en Egipto; y servid a Jehová. 15 Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová.

BIBLIA EN UN AÑO: Juan 19:1 – 42; 2 Crónicas 34 – 36

MENSAJE

Muchos padres usan el amor como excusa para no disciplinar a sus hijos, y como resultado, su descendencia se convierte en espinas clavadas en su carne. Por ejemplo, en 1 Samuel 2:27 – 30, el propósito y plan de Dios para el linaje de Elí cambió porque él se negó a disciplinar a sus hijos; de hecho, su muerte y la de sus hijos fue el resultado de su negligencia como padre. Querido hijo, si cualquier de tus padres está cubriéndote las espaldas y haciendo la vista gorda a tus errores, en vez de corregirte, entonces él o ella te están preparando para tener grandes problemas. No puedes hacer lo que quieras, cuando quieras y esperar que todo te vaya bien. Una medida de disciplina debe de establecerse para vigilar y guiarte apropiadamente.

Se que algunos jóvenes no respeten o se someten a sus padres porque sienten que sus padres no están siendo buenos ejemplos para ellos. Esto no es excusa. Un adagio dice que cuando eres enseñado, necesitas también enseñarte a ti mismo. Emula a Jesús y se enseñado. Sin embargo, si tienes unos padres con el temor de Dios que han tenido una buena educación, te harás muy bien a ti mismo si te sometes a ellos para que tu futuro sea brillante.

PUNTO DE ORACIÓN: Padre, dame un oido que escuche y un corazón obediente que acepta la corrección, en el nombre de Jesús.