Devocional Cielos Abiertos para Adolescentes,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

MANSO Y HUMILDE

Memoriza: “Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas;”” Mateo 11:29

Lee: Mateo 5:5

 Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad.

BIBLIA EN UN AÑO: Juan 6:1 – 71; 2 Reyes 15 – 17

MENSAJE

Ser manso es ser suave o apacible; la mansedumbre no sugiere debilidad, más bien, muestra que una persona es capaz de controlar su fuerza. Es más fácil para un joven pobre u oprimido ser sumiso como resultado de su estado, pero la verdadera naturaleza de una persona será visible para todas cuando consiga riquezas o poder. Por ejemplo, Jesús era manso. Su naturaleza de mansedumbre se hizo evidente cuando Él dejó Su gloria en lo alto y vino para hacerse humano. Él vivía como nosotros y al final murió en la cruz por nosotros. En el momento de Su muerte, Él pudo haber llamado a las legiones de ángeles para que vinieran a Su rescato, aún sí, Él no hizo esto.

Si eres manso, estarás viviendo para compartir y sacrificar por otros. Cuando la gente te ofenda, no buscarás venganza o mostrarás que tienes poder. Cuando estés en una posición de autoridad, no jugarás con los derechos de otras personas sin razón, estarás lleno de compasión y llevarás las cargas de otros a través de oraciones y dádiva de sacrificio. ¿Eres manso como Jesús?.

PUNTO DE ORACIÓN: Padre, por favor, dame el espíritu de mansedumbre.