Devocional Cielos Abiertos,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

DEJA DE CODICIAR

Memoriza: “Hice pacto con mis ojos; ¿Cómo, pues, había yo de mirar a una virgen?” Job 31:1

Lee: Mateo 5:27 – 30

Jesús y el adulterio

27 Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. 28 Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón. 29 Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. 30 Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.

BIBLIA EN UN AÑO: 1 Crónicas 20 – 23

MENSAJE

Muchos Cristianos dicen que no cometen pecados sexuales porque no están físicamente teniendo relaciones ilícitas con nadie. Sin embargo, esas personas no tienen en cuenta el hecho de que cada vez que permitimos a nuestras mentes codiciar a alguien, cometemos fornicación o adulterio, según sea el caso.

Nuestro Señor Jesucristo resumió esta verdad en Mateo 5:28:

" Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón."

Cualquier cosa que tus ojos capturan y permites a tu mente que piense en ello, puede corromper todo tu cuerpo. Mateo 6:22 – 23 dice que el ojo es la luz del cuerpo y que si tus ojos son malvados, todo tu cuerpo será lleno de oscuridad.

Las Escrituras validan esta verdad de que cualquiera que mira a alguien física o virtualmente de forma codiciosa tendrá el cuerpo lleno de oscuridad, incluso si esa personas no comete inmoralidad sexual físicamente, amado, no permitas que tus ojos traigan oscuridad a tu cuerpo. Tu cuerpo es el templo de Dios – tiene que estar lleno de luz en todo momento.

" Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios." - 1 Corintios 6:20

Hay muchas formas en las que los ojos pueden corromper todo el cuerpo. ¿Qué tipo de películas o programas de televisión ves? ¿Qué tipo de cosas ves en tu ordenador o en otros dispositivos? ¿Te quedas mirando fotos de personas desnudas o escenas que muestran inmoralidad sexual? Lo mejor es que pares antes de que llenes tu cuerpo de oscuridad.

Hay un dicho que die, “si no vas a comer, no pongas tu comida cerca de tu nariz”. Puesto que sabes claramente que no vas a cometer fornicación o adulterio, ¿por qué entonces te pones a mirar coas que están diseñadas para hacerte caer en esos pecados? ¿Por qué te deleitas en cosas que pueden causar que sientas codicia?

Borra todo lo que puede causarte codicia. Disciplínate para dejar de codiciar y mantenerte puro realmente.

PUNTO CLAVE: Deja de codiciar.