Devocional Cielos Abiertos,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

VIVA Y EFICAZ

Memoriza:Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.” Hebreos 4:12

Lee: Lucas 5:17

Jesús sana a un paralítico

17 Aconteció un día, que él estaba enseñando, y estaban sentados los fariseos y doctores de la ley, los cuales habían venido de todas las aldeas de Galilea, de Judea y Jerusalén; y el poder del Señor estaba con él para sanar.

BIBLIA EN UN AÑO: 1 Crónicas 4 – 6

MENSAJE

Hebreos 4:12 dice que la palabra de Dios es viva y eficaz, más cortante que una espada de doble filo. Dice que puede separar las coyunturas y los tuétanos. Esto implica que la palabra de Dios puede realizar procedimientos quirúrgicos que incluso los mejores cirujanos no pueden atreverse a hacer. Un hombre mayor vino a mi hace varios años, pidiéndome que orar por el éxito de una cirugía que necesitaba tener para curar su cáncer de próstata. Le dije, “¿Por qué no oras para que no haya necesidad de ninguna cirugía? Él se rió y dijo “Tú eres joven hijo, no entiendes. Simplemente ora para que Dios guíe las manos del cirujano” Le dije, “Señor, no voy a orar este tipo de oración; voy a orar para que mi Padre le sane”. Él respondió que orara lo que quisiera, él seguiría yendo a practicarse la cirugía. El día de la cirugía, una exploración final por parte del cirujano reveló que había sido sanado y no había necesidad de realizar el procedimiento. Salnos 107:20 dice:

"Envió su palabra, y los sanó, Y los libró de su ruina."

La palabra de Dios es lo suficientemente viva y eficaz para sanarte a ti o a tus seres queridas de cualquier enfermedad.

En Lucas 7:6 – 7, el Centurión dijo que sabía que si Jesús simplemente declaraba una palabra para su sirviente, el hombre sería sanado. El Señor envío la palabra y su sirviente fue ciertamente sanado. Este centurión nos dio un ejemplo de cómo uno puede conseguir una palabra por parte de Dios. Primeramente él conocía la Palabra y entonces se acercó a Él en fe. ¿Conoces a Jesucristo, la Palabra de Dios? ¿Cuánto tiempo pasas estudiando la Biblia? ¿Cuánto de la palabra memorizas?¿Cómo esperas que la palabra que no conoces ni tienes interés, funcione en tu vida? Conoce la Palabra de Dios estudiándola de manera regular.

El centurión confiaba tanto en la palabra de Dios que Jesucristo dijo que Él nunca había visto una fe así en Israel. Cuando la palabra de Dios dice en 1 Pedro 2:24 que tú eres sanado por Sus azotes, realmente lo crees? Cuando la palabra de Dios dice en Deuteronomio 7:15 que ninguna enfermedad de las que tienen los no creyentes vendrá a ti ¿lo crees? Si realmente crees en la palabra de Dios, entonces tus acciones se alinearán con tu fe (Santiago 2:17). Cualquier desafío al que te enfrentes hoy, decreto: tú serás victorioso en el nombre de Jesús.

PUNTO CLAVE: Estudia la palabra de Dios y créela, entonces funcionará para ti.