Devocional Cielos Abiertos,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

SIGUE A JESÚS MUY DE CERCA III

Memoriza: “Hijo mío, si los pecadores te quisieren engañar, No consientas.” Proverbios 1:10

Lee: Proverbios 1:10 – 19

10 Hijo mío, si los pecadores te quisieren engañar,

No consientas.

11 Si dijeren: Ven con nosotros;

Pongamos asechanzas para derramar sangre,

Acechemos sin motivo al inocente;

12 Los tragaremos vivos como el Seol,

Y enteros, como los que caen en un abismo;

13 Hallaremos riquezas de toda clase,

Llenaremos nuestras casas de despojos;

14 Echa tu suerte entre nosotros;

Tengamos todos una bolsa.

15 Hijo mío, no andes en camino con ellos.

Aparta tu pie de sus veredas,

16 Porque sus pies corren hacia el mal,

Y van presurosos a derramar sangre.

17 Porque en vano se tenderá la red

Ante los ojos de toda ave;

18 Pero ellos a su propia sangre ponen asechanzas,

Y a sus almas tienden lazo.

19 Tales son las sendas de todo el que es dado a la codicia,

La cual quita la vida de sus poseedores.

BIBLIA EN UN AÑO: 1 Crónicas 2 – 3

MENSAJE

Como continuación a nuestro pregunta de ayer, en cuanto a por qué Pedro negó a Jesús, vamos a mirar más de cerca, el por qué él eligió sentarse con aquellos que perseguían a Jesús.

" Y Pedro le siguió de lejos hasta dentro del patio del sumo sacerdote; y estaba sentado con los alguaciles, calentándose al fuego."

Pedro se sentó con esta gente porque quería calentarse en el fuego que ellos tenían. Muchas veces, la razón por la que los Cristianos se quedan en la congregación de los muertos y acaban negando a Jesús, es por el calor que obtienen cuando se sientan con ellos. La razón por la que algunas personas no pueden parar de hacer negocios con socios que les hacen negar a Jesús es que no quieren perder ciertos beneficios que obtienen de estos socios. Jesús sin embargo, dijo en Mateo 16:24:

"...Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame."

El que no negará a Jesús debe primero negarse a sí mismo. Si no estás dispuesta a negarte a ti mismo ciertos beneficios que consigues cuando pasas tiempo con los no creyentes, acabarás negando a Jesús como hizo Pedro.

Nada es más importante que el sacrificio que Jesús hizo en la cruz por ti, así que tú nunca debes de poner ningún beneficio por encima, identificándolo con Él. Recuerda que Jesús dijo en Mateo 10:33;

"Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos."

Si esos beneficios son más importantes para ti que Jesucristo, entonces Él te negará ante Su Padre en el último día, y las personas que estás tratando de complacer no estarán ahí para salvarte de los dolores y la agonía del infierno.

PUNTO CLAVE: Ningún beneficio es tan valioso como para negar a Jesús tu Señor y Salvador.