Devocional Cielos Abiertos,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

DOMINIO III

Memoriza: “Sabiduría ante todo; adquiere sabiduría; Y sobre todas tus posesiones adquiere inteligencia.” Proverbios 4:7

Lee: Deuteronomio 34:9

Y Josué hijo de Nun fue lleno del espíritu de sabiduría, porque Moisés había puesto sus manos sobre él; y los hijos de Israel le obedecieron, e hicieron como Jehová mandó a Moisés.

BIBLIA EN UN AÑO: 1 Samuel 12 – 14

MENSAJE

Hoy, continuaremos examinando el tema del dominio. Esta vez vamos a observar el dominio a través de la sabiduría divina, que es la correcta aplicación del conocimiento divino. Nuestro versículo a memorizar describe la sabiduría como lo principal (Proverbios 4:7). ¿Por qué es la sabiduría tan importante, y porqué está tan relacionada con el dominio? La Biblia dice,  Porque escudo es la ciencia, y escudo es el dinero; mas la sabiduría excede, en que da vida a sus poseedores.” (Eclesiastés 7:12). La Biblia sigue diciendo “La sabiduría fortalece al sabio más que diez poderosos que haya en una ciudad.” (Eclesiastés 7:19). Además, la Biblia dice:

"El siervo prudente se enseñoreará del hijo que deshonra, Y con los hermanos compartirá la herencia." - Proverbios 17:2

Un secreto de la elección de Josués como sucesor de Moisés es la sabiduría, de acuerdo con nuestra lectura Bíblica de hoy. ¿Cómo consiguió esta sabiduría que le dio dominio? El mismo texto revela que el predecesor de Josué (Moisés) impuso sus manos sobre él. En otras palabras, hubo una transferencia de unción por sabiduría, de Moisés a Josué. Hay una lección aquí: Josué sirvió a su maestro de todo corazón y consiguió lo que incluso los ancianos no pudieron conseguir – sabiduría, la cual le hizo ganar dominio, pues los hijos de Israel le obedecían.

Josué 1:1 establece la verdad de que Josué realmente sirvió a Moisés. El problema con los seguidores de los tiempos modernos es que no están preparados para servir de todo corazón. Desafortunadamente, los eruditos y los oradores motivacionales sobre enfatizan los principios de liderazgo dejando los principios de la comunión atrás. La verdad del asunto es que no puedes ser un buen líder sin primeramente ser un buen seguidor. Josué fue un buen seguidor, siervo y diligente aprendiz en la escuela de liderazgo; por lo cual, él tuvo dominio.

Amado, si quieres tener dominio, debes de estar lleno de sabiduría divina. Esta es la razón por la cual la Biblia dice que la sabiduría es lo principal. Esto es posible a través del estudio diario de la Biblia. A medida que estudias la palabra de Dios, el Espíritu Santo te revelará cosas maravillosas (Salmos 119:10).

LLAMADA A LA ACCIÓN: Dibuja un plan de acción para aumentar tu sabiduría. El plan diario de lectura en este devocional, de la Biblia en un Año podría serte de gran ayuda.