Devocional Cielos Abiertos,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

NO HAY VUELTA ATRÁS!

Memoriza: “Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.” Lucas 9:62

Lee: Lucas 9:57 – 62

Los que querían seguir a Jesús

57 Yendo ellos, uno le dijo en el camino: Señor, te seguiré adondequiera que vayas. 58 Y le dijo Jesús: Las zorras tienen guaridas, y las aves de los cielos nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza. 59 Y dijo a otro: Sígueme. Él le dijo: Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre. 60 Jesús le dijo: Deja que los muertos entierren a sus muertos; y tú ve, y anuncia el reino de Dios. 61 Entonces también dijo otro: Te seguiré, Señor; pero déjame que me despida primero de los que están en mi casa. 62 Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.

BIBLIA EN UN AÑO: Josué 21 – 23

MENSAJE

Las situaciones en el mundo hoy en día pueden hacer que cualquier hijo de Dios le dé la espalda a Dios, si él o ella no está bien fundado en Su palabra. Sabiendo esto, Jesucristo les dijo a Sus discípulos en Juan 16:33, “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.”

Justo después de la crucifixión y la resurrección de Jesús, Pedro decidió volver a su negocio de pescador junto con otros discípulos (Juan 21:3). Muchas cosas podrían haber sido la causa de la decisión de ellos de abandonar su llamado en Cristo como evangelistas para volver a ser pescadores. Pedro y los otros discípulos que le siguieron debieron de haber sentido que el futuro estaba desolado ya que sus expectativas de ver a Jesús como el Mesías político había sido clavadas en Su crucifixión. También puede que se desanimaran por el hecho de que, al resucitar, Jesucristo no restauró la soberanía de Israel como nación, como ellos esperaban. Esto les hizo preguntar, “…Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?” (Hechos 1:6)

Amado, ¿qué puede causar que contemples volver al mundo? ¿Es simplemente la falta de trabajo, un esposo o esposa que siempre busca problemas, un negocio que fracasó, sueños aún por cumplir, traición por parte de amigos o seres queridos? sigue el ejemplo de Pablo – un apóstol de Cristo, cuando preguntó retóricamente;

 ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?…Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.” – Romanos 8:35, 37

Jesucristo en nuestro versículo a memorizar de hoy nos advierte en contra de volver al mundo cuando dice, habiendo decidido trabajar para el Señor, ninguno que vuelve al mundo es pato para el reino (Lucas 9:62). Por lo tanto, amado, volver al mundo por causa del problema por el que estás pasando en este momento, no es una opción, porque la Biblia dice que la te espera la gloria más adelante si puedes aferrarte a Cristo y nunca volver al mundo. (Colosenses 1:27, Salmos 30:5).

PUNTO DE ORACIÓN: Padre, por favor, guárdame en Tus brazos, no permitas que yo me separe de la fe, en el nombre de Jesús.