Devocional Cielos Abiertos,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

BENEFICIOS DE LA INTERCECESIÓN III

Memoriza: “Así que Pedro estaba custodiado en la cárcel; pero la iglesia hacía sin cesar oración a Dios por él.” Hechos 12:5

Lee: Hechos 12: 1 – 12

Jacobo, muerto; Pedro, encarcelado

12 En aquel mismo tiempo el rey Herodes echó mano a algunos de la iglesia para maltratarles. Y mató a espada a Jacobo, hermano de Juan. Y viendo que esto había agradado a los judíos, procedió a prender también a Pedro. Eran entonces los días de los panes sin levadura. Y habiéndole tomado preso, le puso en la cárcel, entregándole a cuatro grupos de cuatro soldados cada uno, para que le custodiasen; y se proponía sacarle al pueblo después de la pascua. Así que Pedro estaba custodiado en la cárcel; pero la iglesia hacía sin cesar oración a Dios por él.

Pedro es librado de la cárcel

Y cuando Herodes le iba a sacar, aquella misma noche estaba Pedro durmiendo entre dos soldados, sujeto con dos cadenas, y los guardas delante de la puerta custodiaban la cárcel. Y he aquí que se presentó un ángel del Señor, y una luz resplandeció en la cárcel; y tocando a Pedro en el costado, le despertó, diciendo: Levántate pronto. Y las cadenas se le cayeron de las manos. Le dijo el ángel: Cíñete, y átate las sandalias. Y lo hizo así. Y le dijo: Envuélvete en tu manto, y sígueme. Y saliendo, le seguía; pero no sabía que era verdad lo que hacía el ángel, sino que pensaba que veía una visión. 10 Habiendo pasado la primera y la segunda guardia, llegaron a la puerta de hierro que daba a la ciudad, la cual se les abrió por sí misma; y salidos, pasaron una calle, y luego el ángel se apartó de él. 11 Entonces Pedro, volviendo en sí, dijo: Ahora entiendo verdaderamente que el Señor ha enviado su ángel, y me ha librado de la mano de Herodes, y de todo lo que el pueblo de los judíos esperaba.

12 Y habiendo considerado esto, llegó a casa de María la madre de Juan, el que tenía por sobrenombre Marcos, donde muchos estaban reunidos orando.

BIBLIA EN UN AÑO: Deuteronomio 32 – 34

MENSAJE

En la lectura Bíblica de hoy, leemos que el Rey Herodes mató a Santiago el hermano de Juan. Cuando se dio cuenta de que su acto malvado agradaba a los judíos que se oponían a los discípulos de Jesucristo, Herodes fue un pasó más allá y arrestó a Pedro con el propósito de ejecutarle también, pero la Iglesia oró sin cesar a Dios, intercediendo por él. (Hechos 12:5). El resultado de este acto de intercesión de la Iglesia fue conmovedor. El Señor escuchó las oraciones de la Iglesia y envío a un ángel para rescatar a Pedro de la prisión y también de ser ejecutado por el Rey Herodes.

" Y he aquí que se presentó un ángel del Señor, y una luz resplandeció en la cárcel; y tocando a Pedro en el costado, le despertó, diciendo: Levántate pronto. Y las cadenas se le cayeron de las manos." - Hechos 12:7

Amado, nos privamos a nosotros mismos del privilegio de experimentar grandes testimonios siempre que no acudimos a Dios en oración. La letra de un himno popular refleja este error muy bien, diciendo: “Oh que paz perdemos a menudo, Oh con qué dolor más innecesario cargamos. Todo porque no presentamos Todo a Dios en oración”

En nuestra lectura Bíblica de hoy vemos lo beneficioso que es interceder los unos por los otros. Desafortunadamente, en vez de interceder, por ejemplo, por un hermano o una hermana que está pasando por un calvario o una prueba de fe, algunas personas prefieren cotillear sobre ellos. Muchos hermanos y hermanas Cristianos prefieren enterrar al soldado herida en vez de ayudarle a volverse a levantar para que pueda continuar la batalla de fe.

La Iglesia intercedió por Pedro y él fue rescatado. La Iglesia siempre triunfa si podemos darnos en intercesión y oración seria, los unos por los otros. Esta es la razón por la que incluso el Apóstol Pablo pidió que los Cristianos oraran por él y el liderazgo de la Iglesia Primitiva. (2 Tesalonicenses 3:1). Antes de eso, este mismo Pablo, junto con Silas, oró y cantó alabanzas a Dios en prisión, lo que le condujo a su liberación poderosa. (Hechos 16:25 – 30).

El Cuerpo de Cristo necesita seriamente la intercesión. ¿Te comprometerás a interceder por tus hermanos más a menudo?.

LLAMADA A LA ACCIÓN: Organiza un programa de intercesión en tu casa para por lo menos dos familias que estén sufriendo un calvario en estos momentos.