Devocional Cielos Abiertos para Adolescentes,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

UN AYUNO PRODUCTIVO

Memoriza: “Pero esforzaos vosotros, y no desfallezcan vuestras manos, pues hay recompensa para vuestra obra.” 2 Crónicas 15:7

Lee: Isaías 58: 6 – 12

¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo? ¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu hermano? Entonces nacerá tu luz como el alba, y tu salvación se dejará ver pronto; e irá tu justicia delante de ti, y la gloria de Jehová será tu retaguardia.

Entonces invocarás, y te oirá Jehová; clamarás, y dirá él: Heme aquí. Si quitares de en medio de ti el yugo, el dedo amenazador, y el hablar vanidad; 10 y si dieres tu pan al hambriento, y saciares al alma afligida, en las tinieblas nacerá tu luz, y tu oscuridad será como el mediodía. 11 Jehová te pastoreará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos; y serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan. 12 Y los tuyos edificarán las ruinas antiguas; los cimientos de generación y generación levantarás, y serás llamado reparador de portillos, restaurador de calzadas para habitar.

BIBLIA EN UN AÑO: Marcos 9: 1 – 50; Numeros 26 – 27

MENSAJE

Un periodo de ayuno es un tiempo de consagración – un tiempo para dejar de prestar atención a lo que hay a tu alrededor y centrarte en Dios. Cuando era un joven recién convertido había momentos en los que estaba tan ocupado mientras que estaba ayudando, que rompía el ayuno por la tarde después de decir una pequeña oración porque tenía muy poco o nada de tiempo para orar y estudiar la palabra. Esto me hacía sentir muy culpable, pero a medida que me hice mayor, descubrí que, a parte de tener suficiente tiempo para orar y estudiar la palabra, puede haber ciertas cosas que Dios espera de Sus hijos cuando se embarcan en el ayuno, y si esas cosas no se cumplen, uno estará orando y ayunando en vano. Isaías 58:6 – 7 dice;

“¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo? ¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu hermano? “

No me malinterpretes; debes de tener tiempo para orar y meditar en la palabra de Dios mientras que estás ayunando, pero aún más importante, debes de cumplir otras criteria como ser justo y dar a los pobres, como dice el pasaje bíblico anterior.

PUNTO DE ORACIÓN: Padre, por favor, que yo nunca ayune en vano.