Devocional Cielos Abiertos para Adolescentes,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

ESCUCHAR A DIOS FÁCILMENTE

Memoriza: “y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.” Jeremías 29:13

Lee: Isaías 30:21

21 Entonces tus oídos oirán a tus espaldas palabra que diga: Este es el camino, andad por él; y no echéis a la mano derecha, ni tampoco torzáis a la mano izquierda.

BIBLIA EN UN AÑO: Marcos 4:1 – 41; Números 5 – 6

MENSAJE

¿Sabías que no es la voluntad de Dios hacer que pases por la vida a ciegas? Como hijo de Dios, se supone que debes escuchar Sus instrucciones antes de hacer nada. Por eso Jesús nos prometió el Espíritu Santo. La Biblia le llama nuestro Guía, Maestro y Consejero. Él está para enseñarnos todas las cosas, pero el problema es que muchas personas piensan que escucharle a Él hablarnos es una cosa muy difícil. Solía pensar así también hasta que escuché a Dios hablarme en voz alta y claramente. De hecho, no estaba seguro de que era Él así que le pedí que me repitiera lo que había dicho y lo hizo. Entonces supe que había obtenido el tesoro más preciado que un hijo de Dios pueda tener jamás.

Tú también puedes escuchar a Dios fácilmente. Primero, aléjate del pecado. En segundo lugar, deja que Él sepa cuánto le amas y cuánto deseas ser dirigido por Él. También, profundiza en Su palabra. Consigue un diario, escribe todos los pensamientos que te vengan a la mente de Su palabra y ora sobre ellos con constancia. Gradualmente, mientras estás haciendo tus quehaceres diarios, el Espíritu Santo empezará a hablar a tu corazón como una voz interior. A veces, Él dejará caer un pasaje de la Biblia en tu mente y al hacer lo que sea que Él te diga, Él te llevará al siguiente nivel que es Su voz audible.

PUNTO CLAVE: Dios sigue hablando a Sus hijos.