Escuela Dominical,  Estudios,  Recursos Bíblicos

EL ESPÍRITU SANTO EN ACCIÓN

VERSÍCULO A MEMORIZAR: “pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.” Hechos 1:8

PASAJE BÍBLICO: Hechos 1:1 – 8

La promesa del Espíritu Santo

En el primer tratado, oh Teófilo, hablé acerca de todas las cosas que Jesús comenzó a hacer y a enseñar, hasta el día en que fue recibido arriba, después de haber dado mandamientos por el Espíritu Santo a los apóstoles que había escogido; a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios. Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí. Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días.

La ascensión

Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

INTRODUCCIÓN

El poder creativo del Espíritu Santo fue visto en acción por primera vez en la creación cuando el Espíritu Santo (El Espíritu de Dios) empezó a moverse sobre la faz de las aguas (Génesis 1:2) y cuando el hombre mortal fue transformado a través de la impartición por parte de Dios, de Su Espíritu. (Génesis 2:7).

EL SIGNIFICADO DEL ESPÍRITU SANTO

El Espíritu Santo es la semilla del poder de Dios plantada en un creyente cuando ese creyente es bautizado en el Espíritu Santo (Hechos 1:8). El poder del Espíritu Santo fortalece a los creyentes para testificar de Cristo. El tímido y miedoso Pedro fue transformad de manera sobrenatural en un valiente predicador que no tenía miedo. Él predicó la inamovible palabra de Dios con poder (Hechos 2:14 – 47; Hechos 4:10 – 20). El Espíritu Santo es el fuego consumidor de Dios. Es el fuego del Espíritu Santo que distingue a los verdaderos creyentes de los falsos creyentes (Mateo 3:11 – 12). El Espíritu Santo es el viento divino de la Iglesia de Dios y la gracia que capacita y está detrás de toda vida Cristiana verdadera (Ezequiel 37:1 – 10, 1 Corintios 2:4, Lucas 4:14 – 18).

EL MINISTERIO DEL ESPÍRITU SANTO

El Espíritu Santo, entre otras cosas, resucita nuestros cuerpos mortales (Romanos 8:11). Esto convierte en ilegal que cualquier enfermedad o dolencia habite nuestros cuerpos; en vez de eso Él los convierte en partícipes de la naturaleza divina de Dios (Mateo 3.12; 2 Pedro 1:4). él nos guía hacia toda verdad (Juan 16:12 – 13) al iluminar el entendimiento de los creyentes en todos los asuntos de la vida. Él es, por lo tanto, nuestro único seguro en contra de la mortífera y devastadora ignorancia. Por medio de esta dirección divina, siempre tenemos soluciones ante cualquier problema al que nos podamos enfrentar. Él revela las cosas que han de venir (Hechos 21:4; 10 – 12).

él nos recuerda las cosas que nos ha enseñado (Juan 14:26) especialmente en tiempos de necesidad. por ejemplo, el Señor Jesús en Su encuentro con el tentador (el diablo) Mateo 4:4: él reprobó la palabra de pecado. El pecador es convencido no con trucos sino por medio del Espíritu Santo (Zacarías 4:6). Él aprueba al mundo de justicia al hacerles vivir en justicia en medio de una generación perversa. Él aprueba al mundo del juicio (Juan 16:11). Él testifica de la verdad, lo que hace más fácil, para un verdadero creyente decretar una cosa y que ésta sea establecida (Juan 15:26; Job 22:28). Él intercede por los santos (Romanos 8:26 – 27). Él da dones espirituales a los que están hambrientos espiritualmente (1 Corintios 12:4, 11).

CONCLUSIÓN: Necesitamos al Espíritu Santo para correr nuestra carrera Cristiana. 

PREGUNTAS

  1. ¿Cómo de significativo o importante es el Espíritu Santo?
  2. ¿Qué es el ministerio del Espíritu Santo?

OTRA LECTURA

  • LUNES: Hechos 21:14
  • MARTES: Hechos 21:10 – 12
  • MIÉRCOLES: Zacarías 4:6
  • JUEVES: Juan 14:26
  • VIERNES: Juan 16:11
  • SÁBADO: Juan 15:26
  • DOMINGO: Job 22:28