Devocional Cielos Abiertos,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

VIVIENDO EN GLORIA V

Memoriza: Mas en el monte de Sion habrá un remanente que se salve; y será santo, y la casa de Jacob recuperará sus posesiones.” Abdías 17

Lee: Marcos 5:1 – 15

El endemoniado gadareno

(Mt. 8.28-34Lc. 8.26-39)

Vinieron al otro lado del mar, a la región de los gadarenos. Y cuando salió él de la barca, en seguida vino a su encuentro, de los sepulcros, un hombre con un espíritu inmundo, que tenía su morada en los sepulcros, y nadie podía atarle, ni aun con cadenas. 4 Porque muchas veces había sido atado con grillos y cadenas, mas las cadenas habían sido hechas pedazos por él, y desmenuzados los grillos; y nadie le podía dominar. Y siempre, de día y de noche, andaba dando voces en los montes y en los sepulcros, e hiriéndose con piedras. Cuando vio, pues, a Jesús de lejos, corrió, y se arrodilló ante él. Y clamando a gran voz, dijo: ¿Qué tienes conmigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te conjuro por Dios que no me atormentes. Porque le decía: Sal de este hombre, espíritu inmundo. Y le preguntó: ¿Cómo te llamas? Y respondió diciendo: Legión me llamo; porque somos muchos. 10 Y le rogaba mucho que no los enviase fuera de aquella región. 11 Estaba allí cerca del monte un gran hato de cerdos paciendo. 12 Y le rogaron todos los demonios, diciendo: Envíanos a los cerdos para que entremos en ellos. 13 Y luego Jesús les dio permiso. Y saliendo aquellos espíritus inmundos, entraron en los cerdos, los cuales eran como dos mil; y el hato se precipitó en el mar por un despeñadero, y en el mar se ahogaron.

14 Y los que apacentaban los cerdos huyeron, y dieron aviso en la ciudad y en los campos. Y salieron a ver qué era aquello que había sucedido. 15 Vienen a Jesús, y ven al que había sido atormentado del demonio, y que había tenido la legión, sentado, vestido y en su juicio cabal; y tuvieron miedo.

BIBLIA EN UN AÑO: Levítico 24 – 26

MENSAJE

Estar en atadura es la condición de estar dominado por los deseos pecaminosos carnales, o poderes demoníacos. La atadura se refiere a cualquier situación contraria al plan y el propósito de Dios para el hombre, de acuerdo con Génesis 1:27 – 28. Es cualquier cosa que ata a una persona en el tormento del miedo (Hebreos 2:15). Una atadura, del tipo que sea, tiene un propósito – avergonzar y desgraciar. Además, la atadura normalmente no es forzada, como vemos en el caso de Adan y Eva (Génesis 3:1 – 19). Las personas normalmente se esclavizan a través de decisiones erróneas que hacen en la vida. En consecuencia, muchos viven por elección, bajo el control de poderes demoníacos, drogas duras y otras formas de adicción como el dinero, el alcohol, el sexo y los placeres mundanos, sin tener ni idea que que están bajo una atadura. Por eso 2 Pedro 2:19 dice;

"... Porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció."

Además, Romanos 6:16 dice;

"¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia?"

No importa por lo que estás pasando, tu puedes tomar una decisión ahora que cambiará el curso de tu vida para siempre. Todo lo que necesitas hacer es rechazar el pecado y al diablo, y entonces abrazar a Dios y la justicia.

No hay nada glorioso en vivir en atadura. La atadura física incluye pobreza, enfermedad, fracaso, un estilo de vida pecaminoso, y las adicciones.

La atadura espiritual incluye posesión demoníaca, estar controlado a distancia o estar atado, estar bajo la influencia y experimentar situaciones que no son observables o físicamente explicables, como se ven en el caso del hombre loco de Gadara en nuestra lectura Bíblica de hoy. La buena noticia es que Jesús vino a este mundo con el propósito de restaurar la libertada del hombre, conforme a Juan 10:19 y Lucas 4:18.

Al rechazar a Satanás y someterte a Jesús hoy, Él te completará y te liberará completamente de toda forma de atadura, en el nombre de Jesús.

PUNTO DE ORACIÓN: Padre, por favor líbrame de todo aquellos que está bloqueando la manifestación de Tu gloria en mi vida, en el nombre de Jesús.