Devocional Cielos Abiertos,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

QUE SE HAGA LA LUZ III

Memoriza: Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.” 2 Corintios 8:9

Lee: 1 Crónicas 4:9 – 10

Y Jabes fue más ilustre que sus hermanos, al cual su madre llamó Jabes, diciendo: Por cuanto lo di a luz en dolor.

10 E invocó Jabes al Dios de Israel, diciendo: ¡Oh, si me dieras bendición, y ensancharas mi territorio, y si tu mano estuviera conmigo, y me libraras de mal, para que no me dañe! Y le otorgó Dios lo que pidió.

BÍBLIA EN UN AÑO: Éxodo 5 – 8

MENSAJE

“Hágase la luz” puede significar “Que las tinieblas de pobreza desaparezcan”, para que la riqueza pura que viene de Dios pueda aparecer – el tipo de riqueza que no trae tristeza con ella. El Dios Todopoderoso es el Maestro Estratega, el Arquitecto que esta a cargo del universo y el Mayor Constructor de todos los tiempos. Antes de que el universo fuera formado, Dios lo planeó. Nadie está en el mundo por accidente. Él no creó al hombre hasta que todo lo que este necesitaba para vivir estaba fuera establecido. La tierra estaba llena de oscuridad y pobreza, pero Dios resolvió esto antes de crear al hombre. Oro porque el Dios Todopoderoso lidie con la oscuridad de pobreza en tu vida, en el nombre de Jesús. El Dios Todopoderoso le dijo a los hijos de Israel:

" Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este día." - Deuteronomio 8:18

Los miembros de la Iglesia Cristiana Redimida de Dios en particular, tienen un pacto de riqueza puro proveniente de Dios a través de nuestro Padre en el Señor, el fundador de la Iglesia Cristiana Redimida de Dios. Por eso no necesitamos tomar el camino mundano para conseguir riqueza. La riqueza es nuestro sello, nuestra marca porque necesitamos llevar a cabo nuestro mandato de la evangelización del mundo y las misiones. La buena noticia es que todo hijo de Dios puede ser partícipe del pacto de prosperidad a través de la fe en Jesucristo, el Hijo del Dios Viviente, de acuerdo con el versículo a memorizar de hoy.

En la lectura Bíblica de hoy leemos sobre un hombre que se dio cuenta de que la pobreza viene de la oscuridad, por lo que decidió no aceptar o permitir la oscuridad en su vida nunca más. Él oró en contra de ella. Este hombre fue Jabes. La lección que todos los hijos de Dios deben aprender aquí es que la pobreza no es una virtud Cristiana y por eso debe de ser aborrecida con pasión. De hecho, la pobreza está en total y directa oposición con nuestra relación con Dios que dice que todos los animales del campo le pertenecen (Salmos 50:10).

Que la luz del Dios Todopoderoso brille sobre ti hoy y cause que toda forma de oscuridad de pobreza huya de ti para siempre, en el poderoso nombre de Jesús.

PUNTO DE ORACIÓN: Padre, cualquier plan maravilloso que Tu tienes para mi vida que los enemigos han distorsionado a través del poder de la oscuridad, por favor restáuralo en el nombre de Jesús.