Devocional Cielos Abiertos,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

LA GLOTONERÍA NO ES UNA VIRTUD CRISTIANA

Memoriza: Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse.” Daniel 1:8

Lee: Proverbios 23:1 – 8

23 Cuando te sientes a comer con algún señor,

Considera bien lo que está delante de ti,

Y pon cuchillo a tu garganta,

Si tienes gran apetito.

No codicies sus manjares delicados,

Porque es pan engañoso.

No te afanes por hacerte rico;

Sé prudente, y desiste.

¿Has de poner tus ojos en las riquezas, siendo ningunas?

Porque se harán alas

Como alas de águila, y volarán al cielo.

No comas pan con el avaro,

Ni codicies sus manjares;

Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él.

Come y bebe, te dirá;

Mas su corazón no está contigo.

Vomitarás la parte que comiste,

Y perderás tus suaves palabras.

BIBLIA EN UN AÑO: Jeremías 27 – 31

MENSAJE

Mientras que es cierto que la Biblia describe al alcohol como un burlón, no es la única cosa que puede despertar un apetito mortífero; la comida puede y ha hecho grandes estragos en los destinos de muchas personas en la historia. La historia de Esaú y el potaje por el que intercambio su primogenitura es un ejemplo. (Hebreos 12:16). La Biblia dice;

"No estés con los bebedores de vino, Ni con los comedores de carne; Porque el bebedor y el comilón empobrecerán, Y el sueño hará vestir vestidos rotos." - Proverbios 23: 20 - 21

En la lectura Bíblica de hoy se nos aconseja que seamos cautos cuando nos estemos frente a los manjares. Algunos clásicos ejemplos de personas que entendieron este principio fueron Daniel y sus amigos Shadrac, Mesac y Abednego. De acuerdo con Daniel 1:8, ellos se propusieron en sus corazones no permitir dejarse llevar por los manjares del rey, para que no pudieran olvidar de donde venían y hacia dónde se dirigían. Se necesita autodisciplina para no ser un glotón, especialmente en tiempos de necesidad. No debes permitir que tus enemigos sepan cando estás hambriento, o sino, pueden aprovechar la oportunidad para atacarte.

La Biblia dice:

"¿Hallaste miel? Come lo que te basta, No sea que hastiado de ella la vomites. Detén tu pie de la casa de tu vecino, No sea que hastiado de ti te aborrezca." - Proverbios 25:16 - 17

Mientras que la Biblia nos pide que nos regocijemos con aquellos que se regocijan (Romanos 12:15), tenemos que tener cuidado con el comer excesivamente. De hecho, en Proverbios 23:2 dice que si sabes que tienes mucho apetito y te gusta comer, cuando te sientas tentado a sucumbir a la glotonería, retente como si alguien te estuviera apuntando con un cuchillo en la garganta para refrenarte.

La declaración del Apóstol Pablo sobre someter el cuerpo (1 Corintios 9:27) no es solo para la inmoralidad sexual y el consumo de alcohol, sino también para el comer en exceso. Una palabra es suficiente para el sabio.

PUNTO DE ORACIÓN: Padre, por favor no permitas que mi apetito destruya mi destino, en el nombre de Jesús.