Devocional Cielos Abiertos,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

TEN CUIDADO CON LA ESPECULACIÓN

Memoriza: “El peso falso es abominación a Jehová; Mas la pesa cabal le agrada.” Proverbios 11:1

Lee: Proverbios 11: 1- 4

11 El peso falso es abominación a Jehová;

Mas la pesa cabal le agrada.

Cuando viene la soberbia, viene también la deshonra;

Mas con los humildes está la sabiduría.

La integridad de los rectos los encaminará;

Pero destruirá a los pecadores la perversidad de ellos.

No aprovecharán las riquezas en el día de la ira;

Mas la justicia librará de muerte.

BIBLIA EN UN AÑO: 2 Pedro

MENSAJE

La especulación – el acto de sacar un beneficio injusto y excesivo, normalmente de manera ilegal, es considerado como algo malvado delante de Dios. La especulación implica aprovecharse indebidamente de los demás. Quizás no sepas los estragos que estás causando sobre la humanidad hasta que Dios te abre los ojos para que veas que los servicios y los bienes por los que estás cobrando una cantidad exhorbitante, no están al alcance de aquellos que los necesitan para sobrevivir. Muchas personas especulan porque quieren hacer un beneficio excesivo y enriquecerse con posesiones mundanas. Se han olvidado de Proverbios 13:11 que dice;

"Las riquezas de vanidad disminuirán; Pero el que recoge con mano laboriosa las aumenta."

Proverbios 13:22 también dice “… la riqueza del pecador está guardada para el justo.

Cuando la gente trabaja para ti y tu te niegas a pagarles sus salarios, o retrasas el pago de su salario intencionadamente, esto es equivalente a la esclavitud. Dios castigará a las personas que hacen estas cosas porque han sido infieles. Santiago 5:4 dice;

"...el jornal de los obreros que han cosechado vuestras tierras, el cual por engaño no les ha sido pagado por vosotros; y los clamores de los que habían segado han entrado en los oídos del Señor de los ejércitos."

El versículo anterior expresa la mente de Dios sobre la especulación. Considera las vidas de aquellos que han amasado riquezas ilegalmente, solo para dejar una herencia a sus hijos. En muchos casos, incluso en vida, sus hijos venden las propiedades compradas con esos fondos ilegales, a los hijos de aquellos que han defraudado. Hemos escuchado historias de hijos de trabajadores comprando las propiedades de los padres de sus jefes cuando el Señor de los Ejércitos causó que la riqueza cambiara de manos. Verdaderamente, los tesoros de los malvados nunca les darán beneficios. (Proverbios 10:2).

Amado, recuerda las palabras de nuestro Señor Jesús en Lucas 12:15 y se sabio. La riqueza no garantiza la satisfacción, el gozo, la paz y la seguridad. Es una insensatez el ir detrás de la riqueza sin pensar. La piedad con contentamiento es lo que atrae grandes ganancias (1 Timoteo 6:6).

PUNTO DE ORACIÓN: Padre, por favor, libera mi alma de la avaricia. No permitas que yo persiga nunca riquezas de origen incierto, en el poderoso nombre de Jesús.