Devocional Cielos Abiertos,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

AYUDA DIVINA

Memoriza: “Si Jehová no edificare la casa, En vano trabajan los que la edifican; Si Jehová no guardare la ciudad, En vano vela la guardia.” Salmos 127:1

Lee: Salmos 127:1 – 2

La prosperidad viene de Jehová

Cántico gradual; para Salomón.

127 Si Jehová no edificare la casa,

En vano trabajan los que la edifican;

Si Jehová no guardare la ciudad,

En vano vela la guardia.

Por demás es que os levantéis de madrugada, y vayáis tarde a reposar,

Y que comáis pan de dolores;

Pues que a su amado dará Dios el sueño.

BIBLIA EN UN AÑO: Ezequiel 1:1 – 28

MENSAJE

Toda criatura necesita alguna forma de ayuda. Es solo Dios – nuestro Creador quien no necesita ayuda para nada. De todas las formas de ayuda que el hombre puede conseguir sin embargo, la ayuda de Dios es la más importante. Siempre que Dios le pide a alguien que se asocie con Él en cualquiera de Sus proyectos, Él está preparando a la persona para que sea bendecida. Cuando Jesús pidió usar la barca de Pedro para predicar en el lago de Genesaret.

Él hizo esto porque quería hacer de Pedro un famoso pescador de hombre, y no porque no podría haber predicado sin la barca (Lucas 5:1 – 11). Jesús, que caminó sobre el mar podía haber hecho lo mismo para predicar si lo hubiera necesitado (Mateo 14:26 – 27). Cualquiera que esté buscando ayuda en sí mismo, o en otra persona, definitivamente serán decepcionados.

1 Samuel 2:9 dice “…Porque nadie será fuerte por su propia fuerza.” Con toda la grandeza que tenía el profeta Elías, él seguía necesitando ayuda divina. 1 Reyes 17:8 – 9 dice;

"Vino luego a él palabra de Jehová, diciendo: Levántate, vete a Sarepta de Sidón, y mora allí; he aquí yo he dado orden allí a una mujer viuda que te sustente."

Ni el profeta ni la viuda tenían nada que ver con el acuerdo, fue orquestado divinamente, aún así los dos cooperaron con Dios para obtener Su voluntad divina. Los hijos de Dios pueden aprender algo de esto. Cuando Dios quiere bendecir tu ministerio, no necesitas predicar largos sermones para persuadir a la gente para que den. Dios puede usar a personas para ayudarte. Cuando quiera hacer esto, la persona o personas perderán su paz hasta que no actúen a tu favor, y conforme a la dirección del Espíritu Santo.

Hace algún tiempo, Dios usó a alguien para proveer para la finalización de una estructura en el Campo de Redención. El Señor puso tal sentimiento de urgencia en la persona que no pudo ni comer su desayuno y vino corriendo para entregar el dinero que necesitábamos.

Amado, pon toda tu confianza en Dios y búscale solo a Él para que te ayude hoy. Él es un Dios fiel y nunca decepcionará a aquellos que le buscan con sinceridad. Soy un testimonio vivo de esta verdad. Dios mandará ayuda a tu camino hoy cuando vayas delante de Él en oración, en el poderoso nombre de Jesús.

PUNTO DE ORACIÓN: Padre, manda ayuda a mi vida hoy – ayuda urgente Oh Señor