Devocional Cielos Abiertos para Adolescentes,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

ACTITUD PARA CAMBIAR

Memoriza: “Cada uno en el estado en que fue llamado, en él se quede.” 1 Corintios 7:20

Lee: 1 Corintios 7:17 – 24

17 Pero cada uno como el Señor le repartió, y como Dios llamó a cada uno, así haga; esto ordeno en todas las iglesias. 18 ¿Fue llamado alguno siendo circunciso? Quédese circunciso. ¿Fue llamado alguno siendo incircunciso? No se circuncide. 19 La circuncisión nada es, y la incircuncisión nada es, sino el guardar los mandamientos de Dios. 20 Cada uno en el estado en que fue llamado, en él se quede. 21 ¿Fuiste llamado siendo esclavo? No te dé cuidado; pero también, si puedes hacerte libre, procúralo más. 22 Porque el que en el Señor fue llamado siendo esclavo, liberto es del Señor; asimismo el que fue llamado siendo libre, esclavo es de Cristo. 23 Por precio fuisteis comprados; no os hagáis esclavos de los hombres. 24 Cada uno, hermanos, en el estado en que fue llamado, así permanezca para con Dios.

MENSAJE

Todo hijo de Dios debe de aceptar el cambio como la única vía hacia el crecimiento. No debes esperar un resultado diferente mientras que estás haciendo las cosas en la manera de siempre.

Muchas personas quieren un nuevo nivel pero quieren seguir usando las mismas estrategias: algunas son lentas en aceptar y adaptarse a las nuevas formas de hacer las cosas. Si quieres crecer en tu caminar con Dios, debes de estar preparado para cambiar de tu antiguo ser a tu nuevo yo.

Siempre que escucho a una persona defender su mala actitud, me pregunto si la persona realmente quiere llegar al cielo. Algunos dirán que esto es lo que soy, no intento aparentar lo que no soy.

Mira, Dios te ama y te acepta de la manera que eres, pero Él nunca te usará en el estado en el que estás ahora. Más bien, Él llevará a cabo la obra de transformación y te quitará en ti toda obra muerta para hacerte apto para Su uso.

Así pues, si permaneces de la misma manera que estabas después de aceptar a Cristo com tu Señor y Salvador, o bien no permitiste que el Espíritu obrara en ti o no te gusta el cambio.

PUNTO CLAVE: La única cosa constante en la vida es el cambio.