Devocional Cielos Abiertos para Adolescentes,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

MISERICORDIA, NO FUERZA

Memoriza:“Condujiste en tu misericordia a este pueblo que redimiste; Lo llevaste con tu poder a tu santa morada.” Éxodo 15:13

Lee: Romanos 9:15 – 16

15 Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca.

16 Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.

MENSAJE

Cuando escucho a algunas personas compartir sus testimonios, me pregunto si el testimonio es para enumerar sus habilidades o para glorificar a Dios. Por ejemplo, en el caso de un posible accidente, un conductor quizás maniobre con el embrague para evitar una colisión con otro vehículo que se acerca pero en el verdadero sentido, es Dios quien advirtió del accidente. Hay muchas conductores habilidosos que están ahora en la tumba.

Dios, en Su infinita misericordia, nos da la victoria sobre la enfermedad, los enemigos, y los problemas. Algunas personas usan medicamentos para tratar una enfermedad, aún así, el problema persiste. Si usas el mismo medicamento y te curas es solo por la misericordia de Dios.

Un hijo que pasó por una cirugía y salió vivo solo fue por la misericordia divina. Muchos doctores siguen realizando operaciones y perdiendo pacientes. Por eso sigo diciendo que la ayuda más segura que puedes recibir viene de lo alto.

Así que, ¿qué has recibido en la vida que piensas que es por tu fuerza? 1 Samuel 2:9 dice que ningún hombre prevalecerá por su fuerza. Nunca atribuya su éxito en la vida a tus habilidades porque hay gente con mejores habilidades que las tuyas, pero que no han conseguido nada.

También, la próxima vez que quieras compartir tu testimonio, hazlo en humildad y concédele la gloria a Dios.

PUNTO CLAVE: Aborda la palabra de Dios con humildad, sinceridad, fe y disponibilidad para obedecer.