Devocional Cielos Abiertos,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

LA LENGUA ES UN FUEGO

Memoriza: “La blanda respuesta quita la ira; Mas la palabra áspera hace subir el furor.” Proverbios 15:1

Lee: Santiago 3:1- 10

La lengua

 Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos mayor condenación.

Porque todos ofendemos muchas veces. Si alguno no ofende en palabra, éste es varón perfecto, capaz también de refrenar todo el cuerpo.

He aquí nosotros ponemos freno en la boca de los caballos para que nos obedezcan, y dirigimos así todo su cuerpo.

Mirad también las naves; aunque tan grandes, y llevadas de impetuosos vientos, son gobernadas con un muy pequeño timón por donde el que las gobierna quiere.

Así también la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. He aquí, !!cuán grande bosque enciende un pequeño fuego!

Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno.

Porque toda naturaleza de bestias, y de aves, y de serpientes, y de seres del mar, se doma y ha sido domada por la naturaleza humana;

pero ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal.

Con ella bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios.

10 De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así.

BIBLIA EN UN AÑO: Apocalipsis 1 – 6

MENSAJE

El apóstol Santiago captura el alcance que puede tener la lengua en destruir el destino de una persona, en la lectura Bíblica de hoy:

" Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno."  - Santiago 3:6

La lengua ciertamente es un fuego, así que tiene que ser controlada. El fuego controlado puede ser usado productivamente; sin embargo, el fuego descontrolado destruye. La lengua es tan compleja que puede compararse a una fuente que produce agua fría y caliente al mismo tiempo. ¿Qué podemos hacer ahora a esta cosa que la Biblia describe como “…es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal?. (Santiago 3:8). Puesto que la Biblia describe la lengua como un veneno, la buena noticia es que Jesús nos prometió que incluso si bebemos una bebida mortal, no nos hará daño (Marcos 16:18). Por lo tanto, uno puede ver que todo problema termina en la cruz de Jesucristo.

Se contaba la historia de una mujer que tenía un problema en su matrimonio. Ella consultó a un hombre sabio en su familia que le dio una piedra pequeña y suave para que se la pusiera en la boca y la chupara, para que se quedara callada, cada vez que su marido quisiera discutir con ella. Ella lo hizo y en poco tiempo, la paz fue restaurada en su hogar. Ella corrió al hombre sabio para mostrarle su gratitud por la efectividad del encantamiento, solo para descubrir que lo que él la había dado era una simple piedra. Él simplemente había encontrado una forma de hacer que ella se callara en vez de destruir su hogar con su boca.

La Biblia dice:

"Panal de miel son los dichos suaves; Suavidad al alma y medicina para los huesos."

Elige hablar solo palabras que edifiquen y si tienes que corregir a alguien, hazlo constructivamente y en amor.

Todos los hijos de Dios deben de aprender a controlar sus lenguas. Así como hay un momento para hablar, hay también un tiempo para permanecer en silencio.

Cuando hablamos, nuestras palabras tiene que ser habladas convenientemente (Proverbios 25:11) en su momento (Proverbios 15:23).

PUNTO DE ORACIÓN: Ayúdame Señor a retener mi lengua en todo momento, en el poderoso nombre de Jesús.