Escuela Dominical,  Estudios,  Recursos Bíblicos

BIENAVENTURANZAS: EL MANSO Y EL HAMBRIENTO

LECCIÓN 7

VERSÍCULO A MEMORIZAR: “Mas yo soy gusano, y no hombre; Oprobio de los hombres, y despreciado del pueblo.” Salmos 22:6

PASAJE BÍBLICO: Mateo 5:5 – 6

Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad.

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.

INTRODUCCIÓN

Las bienaventuranzas describen al discípulo ideal y sus recompensas, tanto presentes y futuras. Habiendo descubierto que las bienaventuranzas son una serie de ocho bendiciones declaradas por Jesús en Mateo 5, expondremos en este estudio, algunas que se encuentran en los versículos 5 y 6.

BIENAVENTURADOS SON LOS MANSOS

"Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad." (Mateo 5:5)

La palabra “manso” de la lengua griega original “praus” se refiere a la suavidad, la gentileza de espíritu o humildad. Fue usada para describir “el reinado de un semental”. Es la idea de un caballo siendo controlado por las riendas. El caballo elige someterse a la autoridad.

Esto es mansedumbre. Es el poder contenido. “Mansedumbre” es la actitud humilde que se expresa a sí mismo en la paciencia y la resistencia frente a las ofensas. La mansedumbre es humildad hacia Dios y hacia otros. En otras palabras, es tener el derecho o el poder de hacer algo pero refrenarlo por el beneficio de alguien más (Efesios 4:1 – 2). Es el poder bajo control.

La mansedumbre no es debilidad. Una persona débil no puede hacer nada pero una persona mansa puede hacer algo y elige no hacerlo (Proverbios 16:32, 25:28).

Ser demasiado en halar y actuar son posiblemente dos de las debilidades más frecuentes en la gente. Una persona mansa considerará sus acciones antes de actuar con prisas (Santiago 1:21; 3:13). La cautividad de este espíritu está ordenada (Colosenses 3:12, 1 Timoteo 6:11, Sofonias 2:3), y ejemplificada en Cristo (Mateo 11:29), Abraham (Génesis 13:8 – 12, 15:5-6), Moisés (Números 12:3), David (Zacarías 12:8, 2 Samuel 16:10, 12), y Pablo (1 Corintios 9:19).

Promesas peculiares se le hacen al manso (Mateo 5:5, Isaías 66:5). El humilde recibirá mucho más que el arrogante y orgulloso. No solo los mansos disfrutan más de la vida en la tierra por su habilidad para contentarse, sino que poseerán la tierra después de que Jesús vuelva en su entrada triunfante. Los mansos están bendecidos.

BIENAVENTURADOS SON AQUELLOS QUE TIENEN HAMBRE Y SED

Bienaventurados son aquellos que tienen hambre y sed de justicia: porque ellos serán llenados (Mateo 5:6). Un deseo ardiente por todo se representa a menudo en las Escrituras por el hambre y la sed (Salmos 42:1). Así como el cuerpo tiene su apetito natural de hambre y sed por la comida y la bebida adecuada para su nutrición, así también lo tiene el ama (Salmos 63:1 – 2). Cuando el alma empieza a tener hambre y sed de justicia y santidad, que es su alimento adecuado, sabemos que tiene que ser purificada por el Espíritu Santo, y ser partícipe de ese pan vivo (Juan 7:32 – 37), o morir eternamente.

Un deseo por las bendiciones de perdón y paz, un profundo sentimiento de pecado, y el deseo, y la miseria, también están representadas por el tener sed (Isaías 55:1 – 2). Aquellos que tienen hambre y sed, después de la salvación completa de Dios, serán bendecidos, satisfechos y bien alimentados.

Aquellos que son pecadores perdidos y que desean con todas sus fuerzas ser santos serán llenos. Cristo ha hecho provisión para satisfacer a todos los que realmente desean ser santos (Juan 4:14, Juan 6:35, Salmos 17:15).

Aquellos que tienen hambre y sed de justicia serán bendecidos.

CONCLUSIÓN

Si eres manso, serás satisfecho con las bendiciones de Dios en la tierra y llenado de bendiciones celestiales.

PREGUNTAS

  1. ¿Quién es el manso?
  2. ¿Quiénes son los hambrientos y sedientos?

OTRA LECTURA

  • LUNES: Números 12:3
  • MARTES: Salmos 22:26
  • MIÉRCOLES: Salmos 149:4
  • JUEVES: Proverbios 3:34
  • VIERNES: Proverbios 16:19
  • SÁBADO: Lucas 6:29
  • DOMINGO: Romanos 12:3

TAREA: Menciona cinco personas que mostraron un hambre y sed ejemplares por justicia en la Biblia. Da referencias Bíblicas.