Devocional Cielos Abiertos,  Devocionales,  Recursos Bíblicos

LE DEBEMOS GRATITUD A DIOS

Memoriza: ”    Aclamad a Jehová, porque él es bueno; Porque su misericordia es eterna.” 1 Crónicas 16:34

Lee: Lucas 17:11 – 19

Diez leprosos son limpiados

11 Yendo Jesús a Jerusalén, pasaba entre Samaria y Galilea.

12 Y al entrar en una aldea, le salieron al encuentro diez hombres leprosos, los cuales se pararon de lejos

13 y alzaron la voz, diciendo: !!Jesús, Maestro, ten misericordia de nosotros!

14 Cuando él los vio, les dijo: Id, mostraos a los sacerdotes. Y aconteció que mientras iban, fueron limpiados.

15 Entonces uno de ellos, viendo que había sido sanado, volvió, glorificando a Dios a gran voz,

16 y se postró rostro en tierra a sus pies, dándole gracias; y éste era samaritano.

17 Respondiendo Jesús, dijo: ¿No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, ¿dónde están?

18 ¿No hubo quien volviese y diese gloria a Dios sino este extranjero?

19 Y le dijo: Levántate, vete; tu fe te ha salvado.

BIBLIA EN UN AÑO: Isaías 23 – 28

MENSAJE

Hay una cosa que irrita a Dios, a los que muchos no prestan atención, y esto es la gratitud. En mi pueblo – Ifewara, en el suroeste de Nigeria, nuestra gente diría “No le hagas seguimiento a tu acto de benevolencia” para que no parezca que estás buscando gratitud o adoración. Dios sin embargo, demanda gratitud y adoración de nosotros, y con todo el derecho, porque todos le debemos todo lo que tenemos a Su benevolencia. De hecho, Dios hace seguimiento de Sus actos de benevolencia y por eso Él le dijo a los hijos de Israel que trajeran la décima parte de Sus bendiciones sobre sus vidas (Deuteronomio 14:22) y el primer fruto de tu tierra para Él.

"Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando hayáis entrado en la tierra que yo os doy, y seguéis su mies, traeréis al sacerdote una gavilla por primicia de los primeros frutos de vuestra siega. Y el sacerdote mecerá la gavilla delante de Jehová, para que seáis aceptos; el día siguiente del día de reposo la mecerá." - Levítico 23:10 - 11

El salmista reconoció los peligros de la ingratitud y esto lo le llevó a decir en Salmos 103:1 – 2;

"Bendice, alma mía, a Jehová, Y bendiga todo mi ser su santo nombre. Bendice, alma mía, a Jehová, Y no olvides ninguno de sus beneficios."

En nuestra lectura Bíblica de hoy el Señor Jesús preguntó “… 17 Respondiendo Jesús, dijo: ¿No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, ¿dónde están?” (Lucas 17:17). En Señor entonces perfeccionó la sanidad del hombre agradecido, completándole.

Desafortunadamente, muchos hijos de Dios están ya tan acostumbrados a los milagros de Dios que los dan por sentado. Ellos ya no se conmueven con estos actos, y esto les conduce sin remedio a una actitud de ingratitud. Los que llegan nuevos a la iglesia que saben lo que han sufrido en las manos del diablo y sus ejércitos, le dan gracias a Dios por sus milagros, mientras que algunos pastores no testifican de cómo Dios les sanó del dolor de cabeza porque no lo ven como algo importante. Ese tipo de personas han olvidado que el dolor de cabeza que ellos consideran normal se ha llevado la vida de millones de otras personas.

Mi oración es que nunca mas seas desagradecido, en el nombre de Jesús.

PUNTO DE ORACIÓN: Padre, por favor, perdóname por todas las acciones o inacciones que se traducen en ingratitud por mi parte hacia Ti. Por favor Señor ayúdame a ser agradecido a Ti en todo momento, en el nombre de Jesús.