Escuela Dominical,  Estudios

VENGANZA

LECCIÓN 47

VERSÍCULO A MEMORIZAR: “No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo Jehová.” Levítico 19:18

PASAJE BÍBLICO: Romanos 12:17 – 21

17 No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres.

18 Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres.

19 No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor.

20 Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza.

21 No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal.

INTRODUCCIÓN

La venganza es una respuesta violenta hacia un acto en el que se hace daño o que se percibe injusto. Vengarse es hacer algo dañino o negativo, para desquitarse de algún daño; contraatacar o responder de la misma manera a una lesión o afrenta. La palabra venganza traducida tanto en griego como en hebreo de la misma manera, tienen la idea de castigo en la raíz de su significado. La cuestión sobre no vengarse o no responder con violencia se discute a menudo relacionada con Mateo 5:38 – 44.

¿QUÉ DICE LA BIBLIA SOBRE LA VENGANZA?

La Biblia tiene mucho que decir sobre la venganza, y su argumento contradice todo lo que se percibe como correcto para muchas personas (Isaías 55:9). Por ejemplo, en Romanos 12:19, no se espera de los creyentes que devuelvan con la misma moneda, todo mal que se ha hecho en contra de ellos. Proverbios 25:21 – 22 y Romanos 12:20 nos enseña a no rebajarnos al nivel de que ofende. Los creyentes deben aprender a no hacer lo mismos errores que aquellos que les ofenden (Romanos 12:21, Mateo 5:39). Hebreos 10:30 también nos enseña que es un error el querer quitarle a Dios los asuntos de las manos, insistiendo en arreglarlo nosotros mismos.

LA ACCIÓN CRISTIANA CORRECTA

Mateo 5: 38-44 sirve para recordar que un cristiano, en lugar de vengarse de un hermano que le ha hecho un mal personal, debe amar a sus enemigos, bendecir a aquellos que le maldicen, hacer el bien a aquellos que le odian, y orar por aquellos que le faltan al respeto y lo persiguen. La auto-venganza no tiene lugar en la vida de un Cristiano; debemos permitir a Dios traer Su venganza sobre nuestros enemigos, en vez de vengarnos nosotros mismos (Romanos 12:19).

Como creyentes, debemos resistir el impulso de vengarnos, y debemos vivir en paz con todas las personas tanto como nos sea posible (Romanos 12:18). Nuestro trabajo como Cristianos es perdonar, no vengarnos (Lucas 6:27 – 31). Cuando seguimos los mandamientos de Dios de amar, perdonar y hacer bien a aquellos que nos hacen mal (Mateo 5:44), podemos confiar en que nuestro Defensor hará lo que es correcto (Salmos 20:1, Zacarías 12:8). También podemos establecer límites saludables a las relaciones destructivas (2 Corintios 6:17; Proverbios 22:24, Ezra 10:11) y hacer que nuestros caminos agrande a Dios (Proverbios 16:7).

CONCLUSIÓN

La escritura nos obliga a vivir pacíficamente con todas las personas, tanto como no sea posible. Romanos 12:18

PREGUNTAS

  1. ¿Es la venganza algo Bíblico?
  2. ¿Deben los creyentes vengarse por los actos de maldad en contra de ellos?

OTRA LECTURA

TAREA: Menciona cinco razones por las que los creyentes oran para que Dios mande fuego sobre sus enemigos.