Devocional Cielos Abiertos para Adolescentes,  Devocionales

TIEMPO DE ATESORAR

Memoriza:“Os he escrito a vosotros, padres, porque habéis conocido al que es desde el principio. Os he escrito a vosotros, jóvenes, porque sois fuertes, y la palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno.” 1 Juan 2:14

Lee: 1 Juan 2:12 – 14

12 Os escribo a vosotros, hijitos, porque vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre.

13 Os escribo a vosotros, padres, porque conocéis al que es desde el principio. Os escribo a vosotros, jóvenes, porque habéis vencido al maligno. Os escribo a vosotros, hijitos, porque habéis conocido al Padre.

14 Os he escrito a vosotros, padres, porque habéis conocido al que es desde el principio. Os he escrito a vosotros, jóvenes, porque sois fuertes, y la palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno.

MENSAJE

Una de las cualidades más destacadas de un adolecente o un joven es su fortaleza. Aunque vivo en una fortaleza divina, no soy tan ágil y activo como lo era cuando era joven. Podía correr kilómetros en unos pocos minutos y realizar tareas desafiantes, pero ahora, solo hago lentas caminatas de oración. Nadie se hace más joven con el paso del tiemo, todos nos hacemos viejos cada día que pasa.

De acuerdo con 1 Juan 2:13, una de las razones por las que Dios te da fuerzas es para darte la capacidad de vencer a la carne, a Satanás y el sistema diabólico de este mundo desde muy joven. Él nos da fuerzas para que podamos llegar a ser victoriosos, pero algunos no se dan cuenta de que hay batallas por luchar y montañas que conquistar, así que acaban desaprovechando muchos recursos, persiguiendo placeres pecaminosos coo las drugas, sexo antes del matrimonio, sexo telefónico, pornografía y otras cosas que les alejan de la voluntad de Dios.

No permitas que el diablo te arruine; levántate en el lugar de preparación espiritual. Pasa tus días de juventud buscando a Dios para poder resistir los engaños del diablo en estos últimos tiempos.

PUNTO DE ORACIÓN: Padre, ayúdame a canalizar mi fortaleza y mis recuros de la manera correcta.