Devocional Cielos Abiertos,  Devocionales

NO NECESITAS LUCHAR

Memoriza:“La bendición de Jehová es la que enriquece, Y no añade tristeza con ella.” Proverbios 10:22

Lee: Deuteronomio 8:10 – 18

10 Y comerás y te saciarás, y bendecirás a Jehová tu Dios por la buena tierra que te habrá dado.

Amonestación de no olvidar a Dios

11 Cuídate de no olvidarte de Jehová tu Dios, para cumplir sus mandamientos, sus decretos y sus estatutos que yo te ordeno hoy;

12 no suceda que comas y te sacies, y edifiques buenas casas en que habites,

13 y tus vacas y tus ovejas se aumenten, y la plata y el oro se te multipliquen, y todo lo que tuvieres se aumente;

14 y se enorgullezca tu corazón, y te olvides de Jehová tu Dios, que te sacó de tierra de Egipto, de casa de servidumbre;

15 que te hizo caminar por un desierto grande y espantoso, lleno de serpientes ardientes, y de escorpiones, y de sed, donde no había agua, y él te sacó agua de la roca del pedernal;

16 que te sustentó con maná en el desierto, comida que tus padres no habían conocido, afligiéndote y probándote, para a la postre hacerte bien;

17 y digas en tu corazón: Mi poder y la fuerza de mi mano me han traído esta riqueza.

18 Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este día.

BIBLIEN UN AÑO: Salmos 99 – 101

MENSAJE

Muchas personas piensan que no pueden prosperar en la vida a menos que tengan que luchar. Debemos de saber que hay una diferencia entre luchar y trabajar. Trabajar es una vocación divina que empezó con Adán. La Biblia dice;

"Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase." Génesis 2:15

La verdad sin embargo, es que no necesitas luchar para prosperar. Es cierto que debes de ser diligente, porque la Biblia dice que el alma de un diligente será engrandecida (Proverbios 13:4). En la lectura Bíblica de hoy, descubrimos algunas verdades sobre lo que piensa Dios en cuanto a la prosperidad de Su pueblo.

"Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este día."  Deuteronomio 8:18

Desafortunadamente, muchas personas de Dios no saben que Dios les da poder y oportunidades a Sus hijos para conseguir riquezas, por una razón principal: para que Él pueda probarse a Si mismo fiel a Su palabra de acuerdo con Éxodo 3:17;

"y he dicho: Yo os sacaré de la aflicción de Egipto a la tierra del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo, a una tierra que fluye leche y miel."

La lecha y la miel aquí, simbolizan prosperidad. Amado, tengo buenas noticias para ti: Dios está interesado en la prosperidad de Su pueblo. La prosperidad que viene de Dios no añade tristeza. El Señor que es quien prospera, es el mismo que protege. él no te dará un coche que se vaya a convertir en una trampa de muerte. Él no te dará un hijo que vaya a romper tu corazón. Esto nos sugiere que pueden haber una prosperidad falsa . El diablo es el que da ese “tipo de prosperidad”. Sin embargo, Jesús es la verdadera fuente de prosperidad y de bendiciones eternas. Él pagó el precio por completo, así que, nunca vas a lamentar el ser prosperado por Su benevolencia. La Biblia dice:

"Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos." - 2 Corintios 8:9
PUNTO DE ORACIÓN: Padre, por favor, no permitas que yo tenga que luchar para tener éxito, en el poderoso nombre de Jesús.