Devocional Cielos Abiertos para Adolescentes,  Devocionales

ELEGANTE Y PURIFICADO

Memoriza:“Y Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer túnicas de pieles, y los vistió.” Génesis 3:21

Lee: Esther 2:8 – 15

Sucedió, pues, que cuando se divulgó el mandamiento y decreto del rey, y habían reunido a muchas doncellas en Susa residencia real, a cargo de Hegai, Ester también fue llevada a la casa del rey, al cuidado de Hegai guarda de las mujeres.

Y la doncella agradó a sus ojos, y halló gracia delante de él, por lo que hizo darle prontamente atavíos y alimentos, y le dio también siete doncellas especiales de la casa del rey; y la llevó con sus doncellas a lo mejor de la casa de las mujeres.

10 Ester no declaró cuál era su pueblo ni su parentela, porque Mardoqueo le había mandado que no lo declarase.

11 Y cada día Mardoqueo se paseaba delante del patio de la casa de las mujeres, para saber cómo le iba a Ester, y cómo la trataban.

12 Y cuando llegaba el tiempo de cada una de las doncellas para venir al rey Asuero, después de haber estado doce meses conforme a la ley acerca de las mujeres, pues así se cumplía el tiempo de sus atavíos, esto es, seis meses con óleo de mirra y seis meses con perfumes aromáticos y afeites de mujeres,

13 entonces la doncella venía así al rey. Todo lo que ella pedía se le daba, para venir ataviada con ello desde la casa de las mujeres hasta la casa del rey.

14 Ella venía por la tarde, y a la mañana siguiente volvía a la casa segunda de las mujeres, al cargo de Saasgaz eunuco del rey, guarda de las concubinas; no venía más al rey, salvo si el rey la quería y era llamada por nombre.

15 Cuando le llegó a Ester, hija de Abihail tío de Mardoqueo, quien la había tomado por hija, el tiempo de venir al rey, ninguna cosa procuró sino lo que dijo Hegai eunuco del rey, guarda de las mujeres; y ganaba Ester el favor de todos los que la veían.

MENSAJE

¿Sabías que puedes ser un Cristiano elegante? Ser Cristiano no significa que debas de vestir andrajoso, desaliñado y monótono, no importa si eres chico o chica, hijo mio, hija mía, presta atención a tu apariencia. Sabiendo que eres un hijo del Rey de reyes debería de hacer que representaras a tu Padre apropiadamente a través de tu vestimenta.

Los príncipes y las princesas no se viste de manera desaliñada; su apariencia habla de lealtad y honor.

Los eventos que se dan lugar antes de que Esther fuera coronada reina in Esther 2:1 – 23, nos dicen que tu puedes ser simple, clásico, espiritual y elegante. Mientras que otras mujeres lucían despampanantes, Esther, bajo el consejo de Hagai fue de forma diferente y ganó la corona. Así pues, tu vestimenta no tiene porque ser lago caro o despampanante, con la intención de presumir. En vez de eso, debe de estar bien planchada, y bien combinada para glorificar a Dios.

Alguien dijo: “vístete de la manera que quieres que te vean vestido.

Como chica, llevar ropas que revelan todo tu cuerpo no te representa com una hija de Dios; si tus padres te compran ese tipo de ropa, no te la pongas.

También, como chico, no vayas por ahi enseñando el pecho o los calzoncillos, abróchate los botones, tápate. No tienes que vestirte con lo que está de moda para ir bien vestido.

PUNTO CLAVE: La espiritualidad está relacionada con tu desaliño.