Estudio Biblico,  Estudios

DIOS ESPIRITU SANTO – PARTE 17

INTRODUCCION

Hemos estudiado sobre Dios el Espíritu Santo como Maestro, Consolador, Guardián, el que Revela el futuro, el Glorificador de Jesucristo, etc. Juan 14:26, 16:13-14. También hemos estudiado los dones del Espíritu Santo al detalle en 1 Corintios 12:4-11. Ahora queremos empezar a estudiar sobre la manifestación del Espíritu Santo.

Que el Espíritu Santo se manifieste a si mismo en medio de nosotros desde ahora y para siempre en el Nombre de Jesús. Amén.

EL REINO DE DIOS YA HA EMPEZADO.

Daniel profetizó de un tiempo cuando Dios establecerá Su reino que será eterno, como Cristianos creemos que ya estamos en ese reino. Nuestro Señor Jesucristo dijo que algunos de aquellos que le escuchan serían testigos de la venida del reino antes de que murieran. Ese reino empezó en Pentecostés. Puedes ser parte de ese reino desde el momento en el que eres bautizado en el Espíritu Santo porque es un reino sólo para aquellos dotados con el poder del Espíritu Santo.

Dan. 2:44; Isa. 9:7; Marc 9:1; Hechos 1:8; 2:2-4; I Cor. 4:20; Zacarías. 4:6.

LOS MIEMBROS DEL REINO DE DIOS SON LOS VERDADEROS GOBERNADORES DE ESTE MUNDO.

Puesto que Cristo es el poder de Dios para todos los que creen, cualquiera que está en Cristo no tiene ninguna excusa para no tener poder. Como Pablo, todo Cristiano debe ser capaz de demostrar el poder de Dios. Sin duda, hay poder en el Evangelio de Jesucristo no solo para salvar del pecado, sino también para sanar, liberar y cubrir cualquier necesidad. Por lo tanto, para que los pecadores puedan conocer a Cristo a través del testimonio de Sus hijos, Dios normalmente hace milagros por el poder del Espíritu Santo a medida que Cristo es predicado.

I Cor. 1:24; 2:4; Rom. 1:16-17; 14:17; Rom. 15:18-19; II Cor. 10:3-6; I Tesalonicenses. 1:5.

NUESTRO DIOS ES UN DIOS DE SEÑALES Y MILAGROS

Como el Reino de Dios es uno en poder, cada miembro del Reino es un soldado. Éstos tienen un Comandante en jefe cuyas órdenes son:

  • Predica el Evangelio
  • Sana a los enfermos
  • Limpia a los leprosos
  • Resucita a los muertos
  • Echa fuera a los demonios.

Resumiendo, Sus órdenes son, haz señales y milagros. Y puesto que Él es un Dios de señales y milagros, nos aseguró a todos nosotros que proveería de todos los recursos que necesitemos para hacer estas señales y milagros. Y tú puedes reclamar esa promesa hoy.

Hechos 4:29-30; 5:12-16; Marcos 16:15-18; Hechos 2:17-18; Joel 2:28-29; Isa. 44:3; Mateo. 5:6; Juan 7:37-39; Isa. 7:14.