Devocional Cielos Abiertos,  Devocionales

EL ALFA Y OMEGA

DEVOCIONAL DE LOS CIELOS ABIERTOS

Memoriza:“Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último.” Apocalipsis 22:13

Lee: Colosenses 3:1 – 4

  Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.

Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.

Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.

Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.

BIBLIA EN UN AÑO: Salmos 40 – 42

MENSAJE

Un atributo importante de Dios es el hecho de que Él ocupa el principio y el final de todo lo que existe. En otras palabras, cuando miramos el principio de todo lo que existe, la primera personalidad que encontraremos es Dios y a medida que viajamos por la eternidad, seguimos encontrando a Dios. De hecho, este atributo le hace el Dios que Él es. La implicación de la revelación anterior es que nuestro Dios en el Enero de cada año y si tienes el privilegio de ver el mes de Diciembre de ese mismo año, le encontrarás a Él ahi, tomando el control de cada minuto hasta el último día del año, Dios está en control de todo lo que sucede, tanto ahora como en el futuro. Nada le pilla por sorpresa.

Ahora bien, ¿qué lecciones podemos aprender de estas verdades sobre el Dios Todopoderoso? Una, Él no solo conoce nuestro principio, Él lo determina. Dos, puesto que Él determina nuestro principio, Él también determina nuestro final. Tres, ya que Él determina nuestro final, es sabio por nuestra parte el darle el control completo de nuestras vida a él en esto porque él conoce como conservarla para nosotros de la mejor manera. Pablo, uno de los apóstoles de Jesucristo, teniendo la seguridad y persuadido por esta verdad, escribe en 2 Timoteo 1:12;

"Por lo cual asimismo padezco esto; pero no me avergüenzo, porque yo sé a quién he creído, y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día."

Amado, quiero que entregues tu vida a Jesucristo, cuyo nombre es Alfa y Omega, sabiendo muy bien que Él conoce el fina de este año desde el principio. Él dirigirá tu camino hacia la justicia, la cual solo se obtiene a través de la obra de redención que Él consiguió, y Él guardará tu camino de toda maldad. Si aún sigues pensando en entregarle a tu vida, por favor hazlo hoy y no lo retrases más (2 Corintios 6:1 – 2).

El evangelio fue predicado a un hombre pero este decidió posponer el día de su salvación. Desafortunadamente para él, murió antes de que pudiera decidirse por Jesucristo. Este no será tu caso en el nombre de Jesús. Que el Dios Todopoderoso te guarde, te bendiga y te acompañe el resto del año, en el nombre de Jesús.

PUNTO DE ORACIÓN. Padre, Tú ere el Alfa y Omega. Por favor, guarda mi ida y mi venida durante el resto de año, y dirige mi camino de justicia en el nombre de Jesús.