Devocional Cielos Abiertos para Adolescentes,  Devocionales

LA BENDICIÓN IRREVERSIBLE

DEVOCIONAL CIELOS ABIERTOS PARA ADOLESCENTES

Memoriza:“Y se estremeció Isaac grandemente, y dijo: ¿Quién es el que vino aquí, que trajo caza, y me dio, y comí de todo antes que tú vinieses? Yo le bendije, y será bendito.” Génesis 27:33

Lee: Génesis 27:27 – 30

27 Y Jacob se acercó, y le besó; y olió Isaac el olor de sus vestidos, y le bendijo, diciendo:
    Mira, el olor de mi hijo,
    Como el olor del campo que Jehová ha bendecido;

28 Dios, pues, te dé del rocío del cielo,
Y de las grosuras de la tierra,
Y abundancia de trigo y de mosto.

29 Sírvante pueblos,
Y naciones se inclinen a ti;
Sé señor de tus hermanos,
Y se inclinen ante ti los hijos de tu madre.
Malditos los que te maldijeren,
Y benditos los que te bendijeren. m

30 Y aconteció, luego que Isaac acabó de bendecir a Jacob, y apenas había salido Jacob de delante de Isaac su padre, que Esaú su hermano volvió de cazar.

MENSAJE

Un día, tuve que volver de un viaje, y mientras que estaba en el aeropuerto, iba cargado con dos maletas pesadas, una en cada mano. Dos de mis hijos en el Señor vinieron para darme la bienvenida, el primero que se acercó a mi me saludó mientras que el otro fue a ayudarme con las maletas de inmediato. Me volví hacia el último y le dije “Dios te bendiga”. El otro que no había movido un dedo para ayudarme con las maletas dijo, “Padre, no me has dicho Dios te bendiga a mi.

Mi hijo, mi hija, las bendiciones del padre son irreversibles como se ve en el versículo a memorizar, si tu padre te bendice, permanecerás bendecido, pero si te maldice, permanecerás maldecido. Lo que hagas, determinará lo que consigas.

Esau obtuvo el remanente de la bendición de Jacob, aún así, cuando fue a visitar a su hermano después de mucho tiempo, él tenía 400 hombres como escolta. (Génesis 33:1). Imagina lo que hubiera pasado si Jacob no le hubiera robado la bendición.

Si has hecho enfadar a tus padres, es mejor que cambies hoy para que puedan empezar a bendecirte.

PUNTO CLAVE: Haz algo que provoque a tu padre a bendecirte.