Estudio Biblico,  Estudios

DIOS ESPIRITU SANTO – PARTE 13

ESTUDIO BÍBLICO

INTRODUCCIÓN

Hemos empezado nuestro estudio de los dones de Poder con el poder de la fe, parte uno. Hemos descubierto que es la fe y los varios tipos de fe, así como los niveles de fe como fe pequeña, fe como un grano de mostaza, fe creciente, gran fe, fe como fruto del Espíritu Santo y fe el don del Espíritu Santo.

Hemos visto la diferencia entre la fe tranquila y que da paz que es la fe fruto del Espíritu Santo y ahora estudiaremos la fe del tipo activo y dinámico que es el don del Espíritu Santo llamado don de la fe. Que el Señor nos haga receptivos a este maravilloso don en el Nombre de Jesús.

LA VERDADERA PIEDRA ANGULAR DE LA FE ES LA SANTIDAD DE DIOS

Puesto que Dios es santo, Su palabra permanece verdadera para siempre. En consecuencia, la piedra angular de la fe es la santidad de Dios. El fundamento de la fe es la incambiable Palabra de Dios. Por eso podemos estar seguros de que Él proveerá cualquiera de nuestras necesidades para las que Él ha provisto en Su Palabra. Los grandes hombres de la fe como Elías, Shadrac y sus amigos, Daniel y otros, basaron su fe en la Palabra escrita de Dios. Por consecuencia, si Dios lo ha dicho, sin duda sucederá, siempre que tu satisfagas tu parte del trato, la cual es santidad hacia el Señor.

Isa. 40:8; 53:5; I Ped. 2:24; Filip 4:19; Sal. 34:10; 84:11; 1:1-3; Josué. 1:8; I Reyes 17:1; Deut. 11:16-17; Daniel. 3:17; Isa. 43:2; Dan. 6:21-22; Pro. 29:25; Sal. 37:3; Isa. 26:3; Heb. 13:5-6; Isa. 54:17; Pr. 12:21; Sal. 34:17; Heb. 11:10.

SOLO AQUELLO QUE ESTAN PREPARADOS PARA MORIR POR CRISTO RECIBEN ESTA ARMA MORTIFERA EN CONTRA DE SATANAS

Hay varias razones por las que Dios da el don de fe. Entre estas razones están

  • Protección ante peligros naturales y sobrenaturales como tormentas, rayos, conductores temerarios, ladrones, y demonios
  • Para dar coraje, ánimo y valentía cuando estamos enfrentando montañas de problemas, como por ejemplo, Jonás en la tripa de la ballena y Job en un tiempo muy difícil de prueba.

El don es dado principalmente a:

  • Aquellos que conocen las Escrituras
  • Aquellos que ponen a Dios primero en todas las cosas
  • Aquellos que están preparados para entregarlo todo, incluyendo sus vidas para Dios. Por ejemplo aquellos que están preparados para morir por Cristo.
Sal. 91:1-13; Mateo. 6:13; Mateo. 6:13; Sal. 106:1; Jonas 2:7-9, Prov. 28:13; Prov. 24:16; Job 19:25-27; Exo. 3:14-15; Sal. 37:5; Juan 14:26; Sal. 23:4; Filip 1:21; Rom. 14:8.